Ejemplos de brocas para pared, madera y metal

¿Para qué sirve una broca? Ejemplos de uso

La broca es la herramienta de corte que puesta en el mandril del taladro sirve para perforar. Existen muchos tipos de brocas según el material que se va a taladrar. Las hay universales y específicas. Por ejemplo, la que ves aquí abajo es una broca helicoidal para madera.

Broca, la herramienta de corte del taladro

¿Cómo funciona una broca?

Una broca consta de tres partes: mango, cuerpo (o caña) y punta (o cabeza).

La herramienta abre un orificio circular en la pieza de trabajo gracias al material con que se fabrica su punta, de dureza superior al de aquella. La cabeza de una broca suele presentar dos filos. La caña, en general, tiene forma de hélice, lo que ayuda a extraer el polvo y las virutas producidas por las aristas de corte.

¿Qué materiales se pueden perforar con brocas?

Las brocas para taladros y martillos percutores sirven para perforar materiales de distinta naturaleza. A saber: ladrillo, hormigón, metal, madera, piedra, yeso, porcelana, vidrio, plástico.

¿De qué está hecha una broca?

Un requisito crucial para que una broca desempeñe su función es estar construida en material más duro que el de la pieza perforada. Así, entre las brocas más duras de todas se cuentan las usadas para perforar muros de hormigón o mampostería y las brocas indicadas para taladrar metales como el hierro o el acero inoxidable.

Aunque esta herramienta de corte suele ser de acero, la punta de ciertas brocas a menudo se fabrica en aleaciones superduras, como la vidia. No en vano, y por hacer hincapié en ello, si el material de la pieza mecanizada es más duro que la broca, resulta imposible llevar a término el agujero.

Fijémonos, por ejemplo, en las brocas especiales para taladrar hormigón armado. Se observa a simple vista que solo la cabeza cortante está construida en metal duro, por ejemplo, carburo cementado, mientras que el resto de la broca, es decir, el mango y el cuerpo en espiral, se elabora en metal blando (acero ordinario).

Brocas para madera, ladrillo, hormigón y metal
Desde la izquierda: brocas para taladrar madera; de carburo cementado, para taladrar ladrillo y cemento, y de acero rápido, para taladrar metal. Para cada tipo de broca se muestran cinco diámetros, ordenados de mayor a menor.

Ejemplos de brocas

En esta sección enumeramos algunos de los tipos de brocas más usados en industria, construcción y bricolaje.

Las tres brocas más comunes

Tres brocas que no deben faltar en el maletín del taladro son las usadas para perforar madera, metal y mampostería.

Las brocas de hélice para madera incluyen un espolón puntiagudo y muy afilado en la punta que sirve para centrar con precisión la posición del agujero. Tienen dos aristas cortantes y un canal o flauta helicoidal que facilitan la evacuación de la viruta.

Brocas para madera de tres puntas
Brocas para madera de tres puntas

Existen muchos tipos de brocas para madera. Se trata sin duda de uno de los materiales con mayor número de brocas específicas para su mecanizado. Por ejemplo, dentro de las de hélice, encontramos brocas de filo inverso y de doble pico y espolón. Fuera de ellas, se puede citar, por ejemplo, la broca de pala.

Las brocas para metal de acero rápido (HSS) se usan para taladrar metales blandos y duros. Para mejorar su resistencia al desgaste, a veces se añade a la aleación un pequeño porcentaje de titanio o cobalto.

Brocas de acero rápido para taladrar metal
Brocas de acero rápido (HSS) para taladrar metal

Hay algunas diferencias entre las brocas HSS con titanio y cobalto. Las brocas al cobalto contienen dicho elemento en el propio metal que forma la broca. En cambio, las brocas con titanio lo incluyen solo en el recubrimiento.

El recubrimiento de una broca mejora la resistencia al calor, el desgaste o la corrosión; además, puede reducir la fricción contra la pieza de trabajo.

Por último, tenemos las brocas para mampostería. También se conocen como brocas para pared. Se usan para perforar materiales de construcción como ladrillo, piedra, cemento, hormigón y mortero.

Broca para mampostería
Broca para mampostería con cabeza de carburo cementado (vidia)

Construido su cuerpo con acero aleado de alta resistencia, la broca para hormigón presenta dos placas de carburo de tungsteno soldadas a la punta. Ellas son las que de veras cortan el material. Algunas de estas brocas tienen con mango SDS en vez de cilíndrico, son más eficaces, pues gracias a un sistema de retención mecánica no resbalan en el portabrocas.

Algunos ejemplos de broca específica

Como ejemplos de brocas especiales, diseñadas para taladrar materiales concretos, vamos a ver las brocas para cristal y azulejo, y las fresas Forstner.

Las brocas para cristal tienen una punta en forma de lanza y no disponen de flautas helicoidales. Se utilizan con un lubricante basado en aceite mineral que ayuda a disipar el calor y reduce el riesgo de rotura.

Para taladrar azulejo porcelánico y cerámico se usan brocas similares. Como las anteriores, se utilizan sin percutor para evitar desportillar o rajar el azulejo, así como para prevenir la rotura de la punta. De igual modo, se debe hacer girar a bajas revoluciones para evitar que la cabeza se queme por exceso de calor.

Brocas para azulejo
Brocas de lanza para azulejo

La broca o fresa Forstner es una variante de broca de forma muy distinta a las anteriores. Se trata de una herramienta de corte para abrir agujeros de fondo plano en madera con un excelente acabado en las paredes del orificio.

La broca universal

Como último ejemplo, vale la pena dedicar unas palabras a la broca universal, también llamada broca multimaterial. Se trata, como su nombre indica, de una herramienta apropiada para taladrar madera, metal, plástico, ladrillo y hormigón.

La gran ventaja de la broca universal, más allá del ahorro de tiempo que supone no tener que aflojar el mandril de la herramienta para cambiar de broca, consiste en taladrar a la vez materiales distintos. Resulta útil, por ejemplo, a la hora de montar por medio de un sistema de fijación por taladro pasante rastreles de madera o perfiles de metal en una pared de ladrillo.

broca universal
Broca universal multimaterial Bosch CYL-9.

¿Se pueden afilar las brocas?

Cuanto más duro sea el material que se ha de perforar, más rápido se pierde el filo de la broca.

Algunos tipos de brocas, como las brocas indicadas para taladrar metal, se pueden afilar cuando han perdido eficacia por el desgaste del filo. En cambio, otras brocas, como aquellas con cabeza de vidia, no son afilables: una vez gastado el material, la herramienta queda inservible.

Conclusión

La broca es un tipo de herramienta que sirve para taladrar. A diferencia de otras, como la barrena manual o el punzón, no se usa por sí sola, sino en combinación con máquinas de perforar; que pueden ser eléctricas, como taladros y rotomartillos, o manuales, como el berbiquí, el trépano y el taladro de mano.

Para acabar, no hay que confundir brocas con puntas. Este accesorio también se instala en taladros y atornilladores eléctricos —por lo general a través de un portapuntas—, pero su cometido no es perforar, sino poner y quitar tornillos. (Véase la guía sobre puntas de atornillar para aprender más sobre ellas).

Deja un comentario

Ejemplos de brocas para pared, madera y metal
sección

Para qué sirve