flexómetro o metro de medir con freno y uña magnética móvil

¿Qué flexómetro comprar?

El metro de medir es un instrumento perfeccionado en grado sumo a base de ensayo y error. Un ensayo que tratase del flexómetro muchas páginas habría de tener para no dejar algún aspecto de la herramienta en el aire. Con ánimo de no aburrir, este texto trata solo las propiedades capitales del metro, esa pequeña pero magnífica obra de arte.

Aspectos que considerar al elegir un metro

Si se ha de empezar por algún sitio al hablar de un metro, nada mejor que hacerlo, en primer lugar, del largo de la cinta.

Largo y ancho de la cinta

Hay metros de 1, 3, 5, 8 y 10 m. Distancias más largas se suelen medir con cinta métrica. Como sabemos, el flexómetro se diferencia de aquella en que su cinta es metálica y posee algo de rigidez gracias a su forma cóncava.

En efecto, de no estar hundido en el centro, el acero del metro apenas podría mantenerse horizontal. Esta foto ejemplifica cómo es posible dotar de rigidez a un material sin aumentar su grosor con curvas y cambios de dirección.

Pues bien, la rigidez de un metro es una propiedad que depende, en segundo lugar, del ancho de la cinta.

Tamaño

Sí, el ancho de la cinta de un flexómetro crece a la par que el largo. Pero el precio que se paga por mantener esos centímetros extra de horizontalidad es una carcasa más grande que reclama su espacio en la caja de herramientas.

Así pues, el tamaño es, en tercer lugar, otro aspecto capital que tener en cuenta al comprar un metro.

La precisión de un flexómetro

En cuarto lugar, quiero preguntarte algo: ¿crees que hay metros más precisos que otros? Puedes apostar que sí. Por suerte, las clases de precisión de un metro las define la Directiva 2004/22/CE. Y en este punto sí vale la pena detenerse.

Claro es que la tolerancia de un pie de rey y la del metro son bien diferentes. En todo caso, conviene saber que hay tres clases de flexómetros según su precisión. No hay que dejar de lado esta propiedad si la precisión importa; porque, a modo de ejemplo, en una medición de 5 m, el error máximo de un metro de clase I no será mayor que 0.6 mm, mientras que se admiten 2.6 mm en un clase III:

Clases de precisión del metro de medir
Tabla 1. Las tres clases de precisión de un flexómetro.

Así que, ya sabes... ¡busca los númeritos romanos en los primeros 10 cm del metro! Allí hallarás la clase de precisión (siempre que el flexómetro esté fabricado con arreglo a la norma e incluya el marcado CE, claro).

La uña móvil

En quinto lugar, hay que decir unas palabras sobre la uña móvil, pues esta pieza es uno de los puntos débiles del metro. ¡Y a la vez una de sus fortalezas! De no ser por el tope móvil, el flexómetro habría de tener dos escalas, como prueba la escuadra de carpintero de tacón:

Escala para medir de una escuadra como símil con la uña del flexómetro
Figura 1. Escalas para medir interiores y exteriores en una escuadra de tacón.

Comoquiera que toda pieza móvil se encuentra sometida a desgaste, tampoco la uña del metro se libra. Aunque no es la propia uña la que tiende a romperse, sino la cinta, que es mucho más débil.

Así las cosas, los mejores flexómetros refuerzan dicho punto débil para distribuir el esfuerzo de tracción, ¡a veces con nada menos que cuatro remaches! De igual modo, cuantos más remaches, mayor la precisión de medida del metro, puesto que la uña se moverá, sí o sí, paralela a la cinta.

Por cierto, algunos flexómetros cuentan con un tope imantado. Resultan de gran ayuda si la superficie de referencia es ferromagnética (hierro y algunos aceros).

uña móvil reforzada de un metro con cinta métrica amarilla graduada
Figura 2. Uña móvil reforzada de un flexómetro unida a la cinta métrica con tres remaches.

Impresión y protección de la escala graduada

La impresión de la escala y su protección, en sexto lugar, son sin duda otros aspectos clave del metro de medir. Ello no solo afecta al uso, sino también a la vida útil del flexómetro. Y, en este sentido, capital es que la cinta del metro sea lo más antiadherente posible.

No es la corrosión el enemigo n.º 1 del metro —que también, pues la lluvia y un inoportuno olvido, sin ir más lejos, acaban con la vida de más de un metro—, sino la abrasión. Arenilla de obra y limaduras de hierro se pegan a la cinta, y sobra explicar lo qué sucede cuando el muelle la recoge...

Por tanto, muy bueno es que la escala del metro sea antirreflectante, pero vital es que vaya revestida en material antiadherente; tal material es, a menudo, nailon. De lo contrario, la legibilidad de la escala graduada pronto se verá comprometida.

Freno y clip

En séptimo lugar, ¿buscamos un flexómetro sin freno o con él? Y en tal caso, ¿el metro ha de ser frontal o lateral? Más común es el metro con freno frontal. El bloqueable por palanca lateral es sin duda más fácil de frenar, ¡pero también lo opuesto! Así, metros de freno lateral, como los Fisco, a veces causan accidentes.

Del clip de un metro, en octavo lugar, poco hay que decir. Su función no es otra que sujetarlo en el cinturón de herramientas. Mucho más jugoso es el debate acerca de cómo medir el interior de un mueble con el flexómetro...

metro con freno frontal y clip
Figura 3. Metro bloqueable con freno frontal y clip para el cinturón de herramientas.

De escalas auxiliares, milímetros, pulgadas y otras gaitas

¿Qué nos quiere decir la medida que llevan impresa algunos metros en la carcasa? Una inscripción como <+ 79 mm> significa que el caparazón del flexómetro mide 79 mm. Esa es la distancia que se ha de sumar a la indicada por la escala cuando se tomen medidas entre paredes interiores de un mueble.

Pero, y ya para ir acabando, tal vez resulte útil saber que existen metros especiales para medir interiores. Estos cuentan con un visor transparente en la parte superior de la carcasa. Una línea roja en dicha ventana permite tomar la lectura sin tener que hacer cálculos.

Por último, algunos flexómetros cuentan con escalas auxiliares. Los hay mixtos: con una escala graduada en milímetros, con marcas especiales cada 10 cm y cada 1 m; y una escala auxiliar para el sistema imperial en pulgadas, con marcas especiales cada pie (1 pie = 12 pulgadas).

¿Qué metro comprar?

Para seguir con lo dicho en la sección anterior, otro ejemplo de metro con escala auxiliar es el Medid 7255. En su escala principal (cinta negra), los números se disponen en horizontal; por detrás, cuenta con otra escala con los números en vertical (cinta blanca).

Flexómetro Medid 7255 Triple Black
Flexómetro Medid 7255 Triple Black
  • Flexómetro de clase II
  • Escala posterior vertical negro sobre blanco
  • 25 mm de ancho

Medid ofrece en esta página algunas ilustraciones e infografías con datos importantes sobre flexómetros. Recomendables son los metros de este fabricante de instrumentos de medición. Otras marcas que considerar son S&R o Stanley. Las tres ofrecen metros de calidad.

STANLEY 1-30-697 - Flexometro Tylon 5 metros x 19mm
STANLEY 1-30-697 - Flexometro Tylon 5 metros x 19mm
  • Capa protectora en polímero Tylon
  • Carcasa anticaídas en goma sintética
  • Clip para cinturón
  • Ficha técnica
S&R Cinta Métric 5M en mm y pulgadas (5M / 16 FT) Resistente y Profesional
S&R Cinta Métric 5M en mm y pulgadas (5M / 16 FT) Resistente y Profesional
  • Cinta de 25 mm en milímetros y pulgadas
  • Uña magnética con doble pestaña
  • Escala protegida con nailon

¡Eso es todo! Desde que Alvin J. Fellows lo patentó en 1868, el metro enrollable ha hecho mucho por la humanidad... De más está decir, pues, que el flexómetro es uno de los útiles esenciales que se debe llevar en toda caja de herramientas.

Deja un comentario

flexómetro o metro de medir con freno y uña magnética móvil