Llave de cadena para mecánica y fontanería

¿Para qué sirve una llave de cadena?

P. H. Bohner y C. A. Bohner patentaron en 1899 la llave de cadena. De modo que su aspecto decimonónico no es para nada casual. No hay indicios, en cambio, de que Leatherface improvisase esta herramienta para arreglar la fontanería de casa, a pesar de pertenecer al Estado de Texas el domicilio de uno de sus inventores, Charles Ambrose Bohner.

En todo caso, ¿en qué consiste y para qué sirve una llave de cadena? ¡Vamos por partes!

¿Qué es una llave de cadena?

La llave de cadena es una herramienta muy simple, formada por un mango de acero, dentado en su extremo, y un trozo de cadena, similar a la de una bici, pero a menudo más ancha y algunas veces doble.

Usos de la llave de cadena

La llave de cadena se usa sobre todo en fontanería y mecánica de automóviles para:

  • aflojar tuberías y piezas cilíndricas o irregulares
  • sujetar ejes de gran diámetro
  • quitar filtros de aceite

Anatomía de la herramienta

Existen distintos tipos de llaves de cadena. La que vemos aquí abajo es una de las más comunes.

llave de cadena

El mango de la llave de cadena recuerda al de una llave grifa. No en vano, aquella emula a esta y presenta como ventaja la ligereza. Sin embargo, no se encuentra en la cabeza de la llave de cadena una pieza deslizante, sino una parte cóncava con dientes, bajo la cual nace un fragmento de cadena.

Como ya se dicho, la cadena se parece a la de una bici (o moto), pero los pasadores que enlazan las placas laterales en forma de 8 —y que forman junto a los rodillos cada uno de los eslabones— suelen sobresalir de estas. Justo por debajo de la cabeza dentada, una punta de la cadena se une al mango de la llave; el otro extremo queda libre.

Además, en el lado de la cabeza opuesto al principio de la cadena se hallan uno o más ganchos. Su propósito, como vamos a ver, es sujetar el pasador de uno de los eslabones para tensar la cadena.

¿Cómo funciona?

La llave de cadena es fácil de ajustar y de usar. Para lo primero, abraza el objeto con la cadena e inserta, en el gancho de bloqueo de la cabeza, el pasador que mejor ciña los eslabones a la pieza.

A continuación, empuja el mango de la llave hacia abajo para girar el objeto. Y tira del mango para reposicionar la cadena sin necesidad de ajustarla.

Ahora bien, ¿cómo funciona la llave de cadena? Su operación se basa en la acción de una leva combinada con la de una palanca. El gancho de la cabeza actúa como leva: tensa los eslabones al tirar del pasador que conecta entre sí las placas laterales de uno de ellos. Una vez constreñida al objeto, el mango multiplica la fuerza de entrada según el principio de la palanca.

Dibujo patente llave cadena
Dibujo original de la herramienta en la patente de la llave de cadena de 26 de diciembre de 1989

En síntesis, la fricción obliga a la pieza a girar solidaria a la herramienta. Al invertir el sentido de giro, el gancho afloja la cadena, esta resbala y queda de nuevo en posición para dar el próximo apretón. Por así decirlo, funciona como una llave de carraca.

Los pros y los contras de las llaves de cadena

Vamos primero con las ventajas de la llave que tenemos entre manos. Para empezar, aplica más fuerza que la llave de correa (herramienta similar que sustituye el trozo de cadena por una goma o eslinga de nailon). En segundo lugar, resulta menos pesada que la llave Stillson equivalente. Por último, llega a espacios estrechos donde no es posible usar otro tipo de instrumento; por ejemplo, posibilita sujetar tubos atornillados a la pared.

Pero no hay rosas sin espinas... El mayor inconveniente de la llave de cadena es que marca la superficie del objeto. Para evitar que el exceso de presión dañe la pieza, a veces se interpone un trozo de correa vieja entre la cadena y el objeto; se usa esta técnica, por ejemplo, para aflojar poleas de motores, máquinas, etc.

Conclusión

Aparece en la caja de herramientas del fontanero, junto al cortatubos y la llave alavesa (llave inglesa, de mordaza reversible, especial para apretar tubos), la llave de cadena. También el mecánico la lleva entre sus utensilios, acompañada de fijas, combinadas, juegos de destornilladores, etc.

Uno y otro emplean la herramienta que nos ocupa para girar piezas cilíndricas cuyo diámetro, a menudo, impide sujetarlas con útiles de otra índole. Desde filtros de aceite hasta codos, tes, válvulas, sin olvidarse de cañerías y piezas de desagües.

Muy distinta herramienta, aunque también con mango y cadena, es la llave para desmontar el cassette (conjunto de piñones y espaciadores) de la rueda trasera de la bicicleta. Con ella se sujetan las ruedas dentadas para que no giren al tiempo que se afloja la tuerca central con un extractor específico.

Llave de cadena Alyco 111340
Llave de cadena Alyco 111340
  • Cadena de 50 cm con anilla de sujeción
  • Llave de 300 mm en acero forjado

Por otra parte, Irwin fabrica una variante de cadena de su llave Vise-Grip. Su cadena se tensa con el mecanismo de palanca de la mordaza de presión tradicional.

Mordaza de presión de cadena Irwin 27ZR
Mordaza de presión de cadena Irwin 27ZR

Deja un comentario

Llave de cadena para mecánica y fontanería

Para qué sirve

Secciones

Últimos artículos