berbiquí manual para perforar madera

¿Para qué sirve un berbiquí?

El berbiquí marca un antes y un después en el desarrollo tecnológico de las máquinas de carpintería. El instrumento aparece en el siglo xv según Lynn White, quien fecha su invención en la década de 1420 en su Medieval technology and social change. Se trata de una herramienta para taladrar manual cuyo funcionamiento se basa en un mecanismo biela-manivela.

¿Qué es un berbiquí?

Trépanos y berbiquíes se consideran precursores del taladro eléctrico. Ambas son herramientas manuales antiguas, usadas en carpintería y ebanistería para perforar madera. El trépano es rápido. No lo es el berbiquí, que sacrifica velocidad para aumentar el par de apriete.

Así pues, el berbiquí es una herramienta que, tanto en diámetro como en profundidad, taladra agujeros mayores que el taladro de manivela y engranajes, y sin más ayuda que la del peso corporal y los músculos del brazo.

La anatomía del berbiquí

La definición de la RAE de berbiquí es 'manubrio semicircular o en forma de doble codo que sirve para taladrar o hacer agujeros'. Esa es, en efecto, la forma que adopta el cuerpo de esta herramienta. Su anatomía quizás nos recuerde una manivela para toldo. La diferencia es que, en vez de un gancho, en el extremo del berbiquí que recibe el movimiento hallamos un portabrocas.

berbiquí y broca para taladrar

¡Pero el ejemplo señalado es solo una pobre analogía! Porque el taladrado es una operación que consta de dos movimientos —rotación y avance— y, por tanto, el berbiquí no solamente gira, sino que además permite aplicar presión contra la madera. Esa es justamente la función del pomo, ubicado en el extremo opuesto a la broca.

Ahora bien, ¿para qué sirve el casquillo moleteado acoplado en ángulo recto al portabrocas? ¿Y por qué hay una pirámide truncada en el mango de la broca? ¡Vamos por partes! La primera es un mecanismo de carraca. De las brocas hablaremos más abajo.

El mecanismo de carraca

Al igual que llaves y alicates, el berbiquí multiplica la fuerza de entrada según el principio de la palanca. Así, cuanto más largo el brazo, mayor la fuerza de salida. Pero, puesto que todo pro tiene su contra, la ventaja mecánica tiene como pega una notable dificultad para taladrar en espacios constreñidos.

Pues bien, para remediar la estrechez del lugar, ciertos berbiquís presentan un mecanismo de tres posiciones junto al mandril, muy similar al que existe en llaves y destornilladores de carraca y trinquete. La posición central inmoviliza el mecanismo y, de resultas, deja libertad al berbiquí para girar en ambos sentidos.

En las otras dos posiciones, el manubrio hace rotar la broca en un sentido y resbala en el opuesto dejando quieta la broca, lo que facilita reposicionar la manivela cuando la falta de espacio impide efectuar un giro completo. En sentido horario, la herramienta taladra; para sacar la broca, se activa el trinquete en sentido antihorario.

La razón de ello es que, como las brocas de pala con autoalimentación, las brocas del berbiquí suelen tener punta de tornillo para penetrar mejor en el material. ¡Así que vamos a verlas más de cerca!

Brocas para berbiquí

Aunque hay brocas para berbiquí de caña aplastada, esta suele ser cilíndrica. Por lo general, el mango de ambas acaba en tronco de pirámide. Las caras planas de la cabeza previenen que la broca resbale y mejoran la tranmisión de fuerza. Las abajo mostradas son de este tipo y, además, presentan la referida punta de tornillo para facilitar el taladrado.

Brocas para berbiquí

En su momento existieron muchos tipos de brocas para berbiquí. Hoy, con las patentes ya caducadas, solo perduran las mejores. La de barrena, por ejemplo, incluye una espiral sencilla para arrastrar la viruta a la superficie. De doble espiral destacan aquellas con los patrones Jennings, Scotch o Gedge. Su diámetro es de 6-38 mm.

Mención especial merece la broca expansiva para madera. Se trata de una herramienta ajustable para perforar agujeros de distinto tamaño, cuyo diámetro se ajusta, o bien por dial dentado, o bien con una cuña que aprieta la pieza deslizante. En ambos casos un tornillo fija la posición. Son comunes las brocas expansivas para taladrar orificios de 12-38 mm y de 22-76 mm. Por cierto, un accesorio de funcionamiento similar es el cortacírculos.

Broca expansiva para berbiquí
Broca expansiva grande para berbiquí que incluye dos espolones móviles: uno de 45-76 mm (montado en la mordaza) y otro para taladros más pequeños (22-45 mm). El rango completo, pues, abarca de 22 mm a 76 mm.

Por otra parte, se fabricaban incluso avellanadores cónicos y brocas especiales con punta de destornillador, ambas con cabeza piramidal para su uso en el berbiquí.

Materiales de berbiquíes antiguos y actuales

Se empleó a menudo madera de haya para fabricar el cuerpo de los berbiquíes de madera. Se optó, sin embargo, por una madera mucho más dura para el pomo, (por ejemplo, palo santo, conocido en inglés con el nombre lignum vitae 'arbol de la vida'), para prevenir el desgaste por la fricción a que es sometida esta pieza.

Más adelante, los berbiquíes de acero sustituyeron a los de madera por ser más baratos. No obstante, el casquillo del manubrio y el pomo se elaboraban igualmente en madera dura, a veces con refuerzos de latón, para prevenir la formación de ampollas en la mano por efecto de la presión y el calor generados al girar la manivela.

En el berbiquí moderno tales partes suelen ser de plástico. Es el caso, por ejemplo, del Stanley 5045, con carraca de 8 dientes y mandril de 13 mm.

Berbiquí moderno de acero y plástico
Berbiquí de 250 mm con carraca de 8 dientes y mandril de ø 13 mm Stanley 5045

Conclusión

Entre las herramientas manuales para taladrar, el berbiquí es la más capacitada por su ventaja mecánica para perforar maderas con broca larga o de grans diámetro. Se sacrifica para ello velocidad. Así, resulta fácil hacer rotar un trépano a cientos de r. p. m., pero supone un esfuerzo notable superar las cien vueltas por minuto en el berbiquí.

Para acabar, la palabra berbiquí viene del francés vilebrequin, término que, a su vez, viene del neerlandés wimmelkijn. Países Bajos nos sirve justamente para poner el punto final, con esta foto de herramientas antiguas de carpintería en la que se puedes ver un antiguo berbiquí de madera, junto a barrenas de mano y punzones, todas ellas conservadas en el Museo 't Behouden Huys de Terschelling.

Deja un comentario

berbiquí manual para perforar madera
sección

Para qué sirve