portapuntas de cambio rápido con vástago hexagonal E 6.3

Portapuntas para taladros y atornilladores

De poco sirve tener el mejor taladro atornillador si el accesorio que se monta en su cabezal —broca o punta— es mediocre.

Las puntas de atornillar, en concreto, pueden ser cortas o largas. Los 25 mm de las primeras no impiden su uso en el portabrocas de tres garras de un taladro. Pero sí lo dificultan. De igual modo, aunque es fácil sujetar puntas cortas en atornilladores de impacto, el poco margen de maniobra entre el tornillo y el cabezal de la herramienta entorpece la tarea...

Para mejorar el agarre de la punta se inventó el portapuntas. No solo eso. También para reducir la holgura de trabajo en espacios reducidos. Como ventaja adicional, este accesorio facilita el cambio rápido de puntas, pues evita liberar y reapretar el portabrocas cada vez que se cambia.

portapuntas en un taladro atornillador

La función de un portapuntas es simple porque, al fin y al cabo, no es más que un intermediario entre la punta y el taladro. Hay muchos tipos de portapuntas, sin embargo. Así pues, el fin de este artículo es explorar la familia de portapuntas para herramientas eléctricas para dar a conocer sus pros y sus contras.

Breve introducción a las puntas hexágono macho

La distancia entre dos caras opuestas del vástago hexagonal de las puntas de atornillar más comunes es de 6.3 mm. Esta es una medida nominal y corresponde aprox. a ¼ de pulgada: 25.4 mm / 4 = 6.35 mm.

Pero también hay puntas hexagonales de 3, 4, 5.5, 8 y 12.5 mm. Todas ellas son estándar: las define la norma ISO 1173. En todo caso, en esta guía solo voy a tratar los portapuntas para puntas de 6.3 mm por ser estas las más usadas.

Ahora bien, resulta útil saber que el estándar ISO establece dos formas de mangos de sección hexagonal cuya distancia entre aristas es de 6.3 mm. Son los mostrados en la Figura 1.

Tipos de hexagono macho de portapuntas según ISO 1173
Figura 1. Tipos de hexágono macho de puntas de atornillar de 6.3 mm según ISO 1173.
  1. La forma C tiene una muesca diminuta que corta cada una de las aristas del hexágono.
  2. La forma E tiene un rebaje cuyo perfil es similar a una mediacaña, aunque no llega a ser un semicírculo. De hecho, hay una región plana (es decir, cilíndrica) en el centro.

Pues bien, la forma o estilo C es la habitual de las puntas cortas. El estilo E se encuentra en el mango de las puntas medianas y largas... y en el de los portapuntas.

De todos modos, ¿no se trata solo de decidir qué portapuntas comprar? ¿A qué viene tanto rollo? Bueno, pues para liar un poco más el asunto, dejemos entrar en escena al portapuntas tipo F.

El portapuntas tipo F del atornillador de impacto

Apuesto que alguna vez te preguntaste por la función de la muesca redondeada del mango de un portapuntas macho E. El rebaje no sirve para mejorar la sujeción en un mandril de tres garras. ¡Claro es que no! Porque dicho portabrocas no tiene saliente alguno para trabar el vástago.

No... La respuesta a esa duda se halla en el atornillador de impacto.

De vuelta a la norma ISO 1173 (que sustituye, por cierto, a la DIN 3126), el estándar no define solo el macho hexagonal, sino también las hembras. La forma D es la hembra del macho C. ¿Y la forma hembra F? Lo has adivinado. Corresponde al macho hexagonal E.

En efecto, el mango E se diseñó para encajar como un guante en el portapuntas de collarín tipo F, el más común en taladros de impacto. Y, al igual que los canales semicirculares de las brocas del sistema SDS, el rebaje de media luna de un mango hexagonal E permite al cabezal retener el accesorio.

En otras palabras: el rebaje de medialuna del estilo E facilita cambiar rápidamente de puntas y portapuntas en taladros de impacto.

Portapuntas de un taladro de impacto

Llegados a este punto, es forzoso hacer una breve reflexión sobre el portapuntas de collarín.

Ventajas e inconvenientes del portapuntas con collarín de cambio rápido

Poco probable al atornillar en el techo, más frecuente al hacerlo en horizontal y siempre que se trabaja boca abajo la punta puede salirse del portapuntas. Es un riesgo que se ha de tener en cuenta. He aquí la ventaja del portapuntas con collarín: retiene la punta de forma mecánica.

Portapuntas con collarín

Lo mismo da que el portapuntas sea magnético o que carezca de imán: si tiene collarín, vas a tener que accionar el muelle del casquillo para liberar la punta. ¿Y para ponerla? En algunos modelos, solo debes deslizarla en el hueco hexagonal; en otros, debes estirar del collarín tanto para meterla como para sacarla.

Por tanto, este tipo de portapuntas es el que mejor sujeta las puntas de atornillar. Entre sus inconvenientes está el mayor grosor de su cabeza, que dificulta el acceso a espacios estrechos.

Vamos a ver, entonces, una alternativa.

Los pros y los contras del portapuntas magnético estándar

Hemos visto cómo deben ser las muescas de los mangos ISO 1173 C/E. No hemos explorado el sistema de retención porque la norma da libertad al fabricante en este aspecto. Esa es la razón de que la punta se pueda deslizar sin más solo en ciertos portapuntas de collarín.

Pero los portapuntas no tienen porqué tener collarín... Este es, a propósito, el caso de los más baratos. En su lugar pueden incluir un imán en el fondo del hueco que no solo sirve para retener la punta, sino también para imantarla y facilitar la sujeción del tornillo.

Portapuntas magnético estándar

Sin embargo, el imán no es exclusivo de los portapuntas estándar: también los mecánicos suelen ser magnéticos. Ahora bien: hay que dejar claro que unos y otros, por muy potente que sea su imán, solo magnetizan puntas cortas.

Un contra del portapuntas simple es la imposibilidad de retener puntas o brocas sometidas a fricción o presión lateral. Eso puede ocurrir, por ejemplo, al taladrar madera con brocas de pala de mango hexagonal si dicho accesorio se usa como extensor del vástago. Otro ejemplo: a veces la punta de atornillar se queda pegada al tornillo.

En suma, los portapuntas magnéticos estándar son compactos y permiten un cambio muy rápido de puntas; a cambio, no la sujetan con la misma eficacia que el portapuntas mecánico cuya bolita encaja en las muescas de la punta fijada.

Otros tipos de portapuntas

Existen, por otra parte, portapuntas específicos para ciertas tareas. Citaré solo un par de ejemplos: (1) portapuntas con tope de profundidad para pladur y (2) de varilla flexible.

Portapuntas flexibles

Los portapuntas flexibles son útiles en lugares en los que el eje imaginario entre la cabeza del tornillo y la punta no es una línea recta. El precio a pagar por el mayor grado de libertad es menos capacidad de apriete.

portapuntas flexible

Portapuntas para pladur

Las puntas con tope de profundidad para pladur enrasan, o dejan algo hundido, el tornillo con la placa. Pero la distancia entre la cabeza y la superficie es invariable.

Si se requiere ajustar este valor, se puede recurrir en su lugar al portapuntas regulable para pladur. Como el atornillador para cartón-yeso y madera, este accesorio se ajusta mediante una tuerca móvil o campana.

Portapuntas con tope de profundidad para pladur

Sobre el largo

Los portapuntas más comunes miden 50-60 mm de longitud. Hay portapuntas mucho más largos: de 60, 100, 150 y hasta 300 mm.

Los portapuntas largos sirven para atornillar y taladrar en espacios confinados. Asimismo, reducen el ángulo entre el eje del taladro y superficies cercanas que obstaculizan la tarea como, por ejemplo, el techo, la pared de un rincón o los laterales de un mueble de cocina.

La medida del portapuntas es independiente de su sistema de retención. Hay portapuntas con collarín cortos y largos. Lo mismo se puede decir de los sencillos. Ahora bien: si ninguno de ellos deja acceder al tornillo por el grosor del cilindro, la solución pasa por emplear puntas largas, esto es, por prescindir del portapuntas.

Por otro lado, cuanto más largo sea el accesorio, más importante es que esté bien centrado. Los portapuntas de calidad rotan concéntricos en toda su longitud; los mediocres, casi se confunden con la aguja de un vibrador de hormigón...

Para acabar, la potencia del imán es capital en portapuntas largos. Es deseable que tengan la fuerza de una grúa pulpo para chatarra por una razón muy simple: si de por sí no es fácil mantener el tornillo en una punta sin imantar, ¡cuanto menos si está bocabajo en el extremo de un mango largo!

Resumen y conclusiones

Las puntas de atornillar más usadas son las ISO 1173 de 6.3 mm. Su mango hexagonal puede tener una diminuta muesca en las aristas (tipo C) o un rebaje más pronunciado (tipo E). Así, al comprar un portapuntas para el taladro hay que tener en cuenta:

  1. la forma del macho (base del vástago)
  2. la forma de la hembra (hueco del cabezal)

En todo caso, un portapuntas hembra F con collarín no solo retiene las puntas E, sino también las C. Eso permite prolongar un portapuntas usando otro idéntico como extensor sin riesgo de que el conjunto se desmonte. Por supuesto, la función del collarín no es otra que la de liberar esa pequeña esfera que bloquea el mango en su muesca o rebaje.

No es fácil poner o quitar un tornillo en horizontal, menos aún bocabajo, sin una punta magnética. De ahí la importancia del imán del portapuntas. Un accesorio magnético potente no solo evita que la punta se caiga: también permite sacar el tornillo de espacios estrechos donde la mano no llega.

Además de los portapuntas rectos, existen los específicos: flexibles, acodados, con tope de profundidad... Es importante, como mínimo, contar con un portapuntas corto y otro largo. Porque siempre surge algún tornillo al que es difícil llegar. Y porque la versatilidad de herramientas como atornilladores y taladros depende, en definitiva, de sus accesorios.

¿Qué portapuntas comprar?

Para poner el punto final a este artículo, ahí van unas recomendaciones de compra.

Portapuntas estándar

Si buscas relación calidad-precio, Wolfcraft; como portapuntas profesional, echa un vistazo al Milwaukee.

Wolfcraft

Portapuntas magnético Wolfcraft estándar
Portapuntas magnético Wolfcraft estándar

Milwaukee

Portapuntas magnético Milwaukee Shockwave Impact Duty
Portapuntas magnético Milwaukee Shockwave Impact Duty
  • Portapuntas estándar de 60 mm apto para atornilladores de impacto
  • Zona de amortiguación especial que soporta hasta tres veces más torque
  • Imán potente en la punta
  • Acero tratado térmicamente
  • Vástago hexagonal DIN 3126 E 6.3
  • Ficha técnica

Portapuntas con collarín de cambio rápido

Wera

Portapuntas universal Wera 895/4/1 K SB
Portapuntas universal Wera 895/4/1 K SB
  • Portapuntas magnético con collarín rápido de 52 mm
  • Para atornilladores con portapuntas ISO 1173-F 6.3
  • Ficha técnica

Milwaukee

Portabrocas Milwaukee Shockwave
Portabrocas Milwaukee Shockwave
  • Apto para destornillador de impacto
  • Dos imanes internos aseguran el magnetismo de la punta
  • Mecanismo autobloqueante y liberación rápida a una mano
  • Vástago hexagonal DIN 3126 E 6.3
  • 73 mm
  • Ficha técnica

Portapuntas con tope de profundidad

A medio camino entre el embrague mecánico del atornillador específico para pladur y el portapuntas estándar, este accesorio permite instalar cartón-yeso en tabiques o techos con un taladro de batería sin necesidad de ajustar el torque.

Wolfcraft

Portapuntas PH2 con tope de profundidad Wolfcraft
Portapuntas PH2 con tope de profundidad Wolfcraft
  • Diseñado para fijar placas de cartón-yeso
  • Tope regulable para dejar el tornillo semihundido y facilitar el rejuntado
  • Punta Phillips del n.º 2
  • Magnético
  • Ficha técnica

Portapuntas flexibles

Antes o después, un portapuntas de vástago flexible sacará de un apuro a quien lo lleve en su caja de herramientas. El siguiente de Makita solo es apropiado para tornillos difíciles que no requieran pares de apriete altos (y en ningún caso es apto para taladros de impacto).

Makita

Portapuntas flexible Makita B-29094
Portapuntas flexible Makita B-29094
  • Portapuntas magnético de 300 mm
  • No apto para atornillador de impacto
  • Ficha técnica

Portapuntas angulares 90º

Milwaukee

Si el espacio lo permite, una alternativa más fiable al portapuntas flexible es el angular. Este accesorio de Milwaukee está preparado para su uso en atornilladores de impacto e incluye 10 puntas de impacto.

Portapuntas de ángulo recto Milwaukee Shockwave Impact Duty
Portapuntas de ángulo recto Milwaukee Shockwave Impact Duty
  • Con puntas PH2, PZ1, PZ2 (x2), PZ3, T10, T15, T20, T25 y T30

Portapuntas largos

Y un portapuntas largo para acabar, el de KWB en acero cromo-vanadio de 300 mm y magnético.

Portapuntas magnético KWB
Portapuntas magnético KWB
  • Collarín de liberación rápida
  • 300 mm
  • Vástago E 6.3
  • Acero Cr-V

Deja un comentario

portapuntas de cambio rápido con vástago hexagonal E 6.3