varias herramientas para sacar clavos

Las mejores herramientas para sacar clavos

Los clavos unen tablas por simple fricción. No importa que se claven con clavadora neumática o con martillo de uña: su cuerpo en forma de cuña separa las fibras al penetrar en la madera. Y salvo que se astille, el material se comprime como resultado de este desplazamiento; esta presión mantiene fijo el clavo.

De una forma u otra, las herramientas para sacar clavos derivan de la palanca, una de las seis máquinas simples clásicas. Si la fuerza vencida depende del esfuerzo aplicado y de los brazos de la palanca, la resistencia del clavo será la variable decisiva para elegir la mejor herramienta para sacarlo.

herramienta para sacar clavos

De manera que el clavo grande es más difícil de extraer que el pequeño porque hay más superficie de metal en contacto con la madera. Lo mismo pasa con las puntas oxidadadas o estriadas, pues son más rugosas y producen más fricción. Además, la madera sana oprime los clavos con más fuerza que la dañada por la intemperie.

Nuestra primera herramienta para sacar clavos es una barra de garra mediana:

Barra de garra para sacar clavos

Con 25-30 cm de largo, esta palanqueta de acero forjado tiene dos bocas pulidas con ranuras en V que se deslizan bajo la cabeza del clavo. Usa el extremo recto para levantar y sacar clavos cortos. Utiliza el extremo en ángulo para extraer puntas largas.

La tenaza para sacar clavos, en segundo lugar, permite agarrar el cuerpo del clavo con los filos. Haz palanca con la zona curva de las mandíbulas hasta liberarlo. Pon una cartulina bajo la curva de la boca antes de apalancar para evitar dañar la madera.

tenaza para sacar clavos

Al revés que la tenaza rusa de cortar y atar alambre—, la de carpintero es más corta y tiene una horquilla en la base de uno de los mangos para levantar la cabeza del clavo. Por sus aristas de corte frontales, es una herramienta óptima para sacar clavos de acabado muy pequeños.

En tercer lugar, vamos con una herramienta para sacar clavos aún más pequeña que la anterior: una minibarra plana. Con el perfil de la pata de cabra, que enseguida veremos, y de un palmo de largo, esta pequeña palanqueta es ideal para quitar jambas, rodapiés o molduras.

Barra plana para extraer clavos

A propósito, gracias a sus uñas afiladas y a su cuerpo robusto, dejarás de usar paletas de albañil, espátulas o destornilladores para abrir los botes de pintura. Este útil es más apropiado para ello y no ocupa lugar en la caja de herramientas.

Por otra parte, es fácil doblar un clavo si al golpearlo la cara del martillo no está paralela a su cabeza. Nada mejor que el propio martillo, en cuarto lugar, para sacar un clavo a medio meter.

martillo de carpintero

¿Y por qué no enderezar el clavo en vez de sustituirlo? Primero, porque es muy posible que se vuelva a doblar por el mismo sitio. Segundo, porque podría dañar la madera, salirse de la tabla o, peor, quedar incrustado de lado, lo que te impedirá usar el botador para ocultarlo.

El martillo de uña recta es más eficaz para sacar clavos largos que el de uña curva. Pero puedes poner una madera bajo la cabeza del martillo para hacer más palanca (y evitar dañar la superficie).

Y, por último, la herramienta más potente para sacar clavos: la pata de cabra. En acero forjado y de 50 cm a 120 cm de largo, la barra de desencofrar es útil para desmontar palés e imprescindible en trabajos de demolición.

pata de cabra

Introduce la parte recta de la pata de cabra entre tabla y tabla para separarlas. Después usa la parte curva para sacar los clavos. Una vez deslizada la ranura en V bajo su cabeza, ningún clavo se resiste a esta herramienta.

Deja un comentario

varias herramientas para sacar clavos