panel de un banco de trabajo del que cuelgan herramientas de anclar, sujetar y fijar como alicates y pinzas

Clasificación de las herramientas de sujeción, de fijación y de anclaje

Ni el manitas ni el profesional podrían prescindir de las herramientas para fijar, para anclar o para sujetar objetos. De hecho, buena parte de los útiles que llevan en sus cajas de herramientas corresponden a esta categoría.

Habrá quien diga que los tres verbos —sujetar, anclar, fijar— son sinónimos... Que no son más que distintos nombres por los que referirse a estos utensilios. Así es en parte. En todo caso, el propósito de este artículo es descubrir los matices que distinguen a las herramientas de sujeción de las de fijación o las de anclaje.

el tornillo de banco es una herramienta de sujeción
La mordaza de banco es una herramienta de sujeción estacionaria. Este instrumento mecánico está basado en el tornillo de potencia.

Las herramientas de sujeción, de fijación y de anclaje

En casa o en el taller a veces nos hace falta sujetar algo. La definición de sujeción es 'agarrar o atrapar un objeto para impedir que se escape'. Para sujetar un objeto, por ejemplo, se puede ejercer presión sobre él. Sin embargo, la sujeción suele ser temporal. El alicate universal, por ejemplo, es una herramienta de sujeción.

Fijar es distinto a sujetar. El concepto de fijación esconde la idea de 'lograr que algo quede fijo'. Para fijar dos piezas de madera, pueden pegarse con cola de carpintero. Mientras el acetato de polivinilo se seca, las tablas se inmovilizan con una pinza rápida de carpintero en A, por ejemplo. Según la definición anterior, no obstante, la pinza sería una herramienta de sujeción y no de fijación.

En rigor, una pistola de cola termofusible se considera una herramienta de fijación. En efecto, al derretir por calor una barrita de adhesivo, la pistola de encolar fija una cosa a otra.

¿Y anclar? No hay premio por adivinar que el verbo anclar proviene de ancla, que a su vez viene de la palabra en latín ancora. Un barco queda sujeto por medio del ancla. ¡Levad anclas! Pues bien, una pieza puede anclarse a otra por medio de clavos, tornillos o remaches; en definitiva: por medio de anclajes.

Herramientas de anclaje son el destornillador, la grapadora o la remachadora. Asimismo, los taladros y las brocas caben en este saco cuando el propósito del orificio que perforan no es otro que el de albergar un anclaje (véanse también los tacos de expansión).

Ejemplos

La siguiente lista enumera, a modo de ejemplo, 42 herramientas de fijación, sujeción y anclaje por orden alfabético:

  1. Alicate universal
  2. Alicates de puntas
  3. Barrilete para banco de carpintería
  4. Berbiquí
  5. Brocas forstner
  6. Brocas para metal
  7. Brocas para pared
  8. Brocas para porcelánico
  9. Clavo de albañil
  10. Clavadora
  11. Destornillador automático de trinquete
  12. Destornillador gordo
  13. Destornilladores de joyería
  14. Destornilladores de precisión
  15. Escuadra magnética para cuerda de albañil
  16. Gato
  17. Grapadora
  18. Llave abierta
  19. Llave de cadena
  20. Llave de carraca con vasos extraíbles
  21. Llave de pico de loro
  22. Llave dinamométrica
  23. Llave grifa o Stillson
  24. Llave inglesa o ajustable
  25. Llaves Allen
  26. Llaves combinadas
  27. Llaves fijas
  28. Llaves Torx
  29. Mordaza de presión
  30. Pinzas
  31. Pistola de encolar
  32. Prensa
  33. Punzón
  34. Remachadora
  35. Sargento de carpintero
  36. Taladro de batería
  37. Taladro de mano
  38. Taladro de percusión
  39. Tenaza de engastar punteras
  40. Tenazas
  41. Tornillo de banco
  42. Tornillo de carpintero

Historia y evolución de las herramientas de sujeción

¿Se puede instalar un anclaje sin taladro percutor? ¿Se puede taladrar en piedra o en madera sin electricidad? Con el objeto de descubrir qué herramientas de sujeción, de fijación y de anclaje usaban nuestros ancestros, viajaremos al pasado en la máquina del tiempo.

Herramientas de cuerda y madera

He aquí un curioso y antiquísimo utensilio: el taladro de arco. Esta herramienta prehistórica de perforación ya la usaba el hombre del Paleolítico para hacer agujeros en piedra. Los taladros hallados en el yacimiento de Mejergar (sur de Pakistán), por ejemplo, se utilizaron para taladrar gemas de lapislázuli y mineral de cornalina. Datan del 4.º y el 5.º milenio AEC.

Encender fuego con herramienta de fijación: taladro de arco
El prehistórico taladro de arco, que sirve para perforar, también se usa para encender fuego por fricción.
Foto: Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

Además, el taladro de arco servía para encender fuego por fricción. De hecho, este utensilio también se llama taladro de fuego. Se recurría para ello a la yesca, una materia vegetal muy seca que arde fácilmente.

Esta primitiva herramienta de perforación consta de cuatro partes:

  1. Base
  2. Broca o varilla
  3. Una piedra (que hace las veces de cojinete o rodamiento)
  4. Un arco de cuerda sencillo (con el que se gira la broca sobre la base)

¡Sencillo pero eficaz! ¿No sorprende que el taladro preceda a herramientas de sujeción como las pinzas o los alicates?

Madera y cuerda fueron, pues, dos materiales básicos de las herramientas de sujeción de la prehistoria. Ambos materiales estaban destinados a perecer por ser orgánicos. Imposible es saber cuántos utensilios se llevó consigo el tiempo.

Primeras herramientas de sujeción de bronce

Ser devorada por el fuego es una clara desventaja de la madera. Así, hasta la llegada de la Edad del Bronce no se fabrican pinzas eficaces para manipular brasas y sujetar objetos candentes.

Entre el año 3300 AEC y el 1200 AEC, de manera aproximada, transcurre la Edad del Bronce. El bronce es una aleación de cobre y estaño. De la mezcla resulta un material más duro que cada uno de los metales por separado. No se ha de confundir el bronce con el latón (que es cobre con zinc).

De bronce son las primeras herramientas de sujeción similares a los actuales alicates, pinzas, tenazas. Su resistencia mejorará notablemente más adelante, en la Edad del Hierro.

Correas de sujeción para el banco de trabajo

Ya en la era común, los artesanos medievales sujetaban la pieza al banco de trabajo con la ayuda de correas. Un bucle al final de la correa permitía que el artesano la tensara con el pie.

Durante los siglos xv y xvi este primitivo sistema de sujeción mejorará sustancialmente, gracias a la invención de la tuerca y el tornillo.

Morsas y tornillos

En torno al año 1500 de nuestra era aparecen las primeras morsas de banco. La morsa es el instrumento de sujeción usado en carpintería y herrería para inmovilizar la pieza que se trabaja.

La morsa o tornillo de banco consta de dos partes dispuestas en paralelo que enlazadas por un tornillo sin fin se acercan o se alejan según el giro de este. En el tornillo de banco una de estas piezas permanece fija en la superficie del banco. Es la parte móvil la que asegura la pieza de trabajo.

La primera llave inglesa

La primera llave ajustable similar a la actual, en el sentido de 'utensilio ajustable que permite poner y quitar tornillos y tuercas de distintos tamaños', data del siglo xix. La llave desarrolla un tornillo de banco en miniatura: posee una boca fija y otra móvil que se aproxima o se aleja con un tornillo sin fin.

El primer taladro eléctrico

El ingeniero e inventor escocés Arthur James Arnot inventó en 1889 el primer taladro eléctrico del mundo. Lo hizo durante su estancia en Melbourne, Australia, adonde se desplazó para trabajar en la construcción de una central eléctrica de corriente alterna (alimentada por carbón).

La taladradora eléctrica es sin duda una de las herramientas más relevantes en el campo de la fijación y los anclajes. Con ella se perfora, por ejemplo, el orificio guía que, una vez roscado con el macho, sirve de alojamiento a pernos y tornillos. De igual manera, para fijar dos chapas con remaches antes hay que perforarlas con el taladro y una broca para metal.

primer taladro eléctrico de black and decker
Antiguo taladro eléctrico portátil de Black & Decker. Foto: Patrice Sivills.

Taladro de batería: una de las más importantes herramientas de fijación

Casi tres décadas después del invento de Arnot, la compañía Black & Decker patenta en 1916 el primer taladro eléctrico similar al actual, con forma de pistola y gatillo. Se debate si el primero inalámbrico, alimentado por batería, fue también fruto de B&D (1961) o de la empresa japonesa Makita (1978).

En todo caso, el taladro atornillador de batería es hoy una de las herramientas de fijación más comunes. Con puntas de atornillar y los tornillos apropiados esta herramienta se usa para instalar diversos materiales:

  • Tabiquería de cartón-yeso
  • Estructuras y revestimientos de madera
  • Panel sandwich y panel aislante en fachadas y cubiertas
  • Chapa metálica

Por último, por medio de los anclajes adecuados (taco de expansión, taco metálico), el taladro atornillador permite anclar elementos en un sinfín de superficies: ladrillo, hormigón, madera, metal, etcétera.

Conclusión sobre los instrumentos para sujetar, anclar o fijar objetos

La tecnología actual de las herramientas de sujeción, de fijación y de anclaje es el resultado de su evolución a lo largo de millones de años. Aunque hoy existe utillaje muy especializado para cada actividad de la industria o de la construcción, se aprecia una fina línea que une las tres clases de herramientas.

La función de una herramienta de sujeción es afianzar una cosa para que no se mueva al trabajarla. Si la sujeción ha de ser permanente, se usa una herramienta de fijación. El propósito ahora no es agarrar la pieza de trabajo, sino instalarla en un lugar definitivo, fijarla, en efecto: dejarla fija. Anclar se asimila a fijar... pero presupone la idea de ancla. Herramienta de anclaje, por tanto, será la que ayude a anclar un objeto.

Tipos de tacos de expansiónTaladros de bateríaTipos de tornillería para madera

Deja un comentario

panel de un banco de trabajo del que cuelgan herramientas de anclar, sujetar y fijar como alicates y pinzas