uso correcto y seguro del martillo con pictograma de seguridad

Cómo usar bien un martillo

Como tantas herramientas de mano, el martillo viene sin manual de instrucciones. Pero eso no es excusa para aprender a usarlo bien. En este breve artículo te explico cómo usar este instrumento de golpear de forma eficaz y con seguridad.

Hay un martillo apropiado para cada tarea

Una simple piedra, primero, y un palo atado con tiras de cuero a ella, más tarde, fueron las primeras herramientas de golpeo usadas por el hombre. Mucho han cambiado las cosas desde entonces: hoy es difícil pensar en herramientas con más variantes que el martillo.

Así pues, el primer paso para usar bien un martillo es escoger el martillo correcto para la tarea:

El tamaño importa

Ya lo dice el viejo dicho: «No fuerces la herramienta, utiliza una más grande». Si se fabrican martillos con cabezas grandes o pequeñas, y mangos cortos o largos, es porque solo el martillo bien equilibrado permite trabajar sin forzar los músculos.

Materiales duros y clavos largos exigen que la cabeza del martillo tenga más gramos. Al contrario, martillos muy pesados, como la maceta del albañil, suelen tener el mango corto —y a menudo con base acampanada— para facilitar el control y evitar que la herramienta resbale de las manos.

Carpintero usa un martillo de madera para golpear la gubia
El martillo apropiado para golpear formones y gubias es el mazo de madera.

EPI y seguridad

Cuando un metal golpea otro metal, piedra u otros materiales duros, el riesgo de que se desprenda una esquirla siempre está presente. Y aquí ya no importa el tamaño. Pues aun la partícula proyectada más pequeña puede dañar los ojos.

Por tanto, antes de usar un martillo:

  1. Inspecciona la herramienta en busca de grietas, defectos, áreas debilitadas que puedan desprenderse.
  2. No golpees materiales duros ni herramientas de acero templado (un cincel) con un martillo blando (como el de uña).
  3. Ponte siempre el EPI apropiado: gafas de protección de los ojos, pantalla facial, etc.
Gafas de seguridad
Ponte gafas de seguridad o pantalla facial siempre que uses el martillo.

Asimismo, comprueba que la cabeza del martillo esté bien unida al mango. En caso contrario, refuerza la unión con una cuña metálica. También da resultado el truco de meter el martillo en agua para que se hinchen las fibras si el mango de este es de madera.

El INSST explica aquí que la cuña de refuerzo del martillo se debe introducir en oblicuo. El documento sugerido concreta otras medidas de prevención, ya no solo acerca del uso de martillos, sino de herramientas manuales en general.

La técnica. Cómo se usa bien un martillo

Es un error —y un horror— sujetar el martillo desde la parte alta del mango, es decir, bajo la base de la cabeza. Una pista del punto óptimo de sujeción la aportan las empuñaduras revestidas en goma.

De hecho, por ser palanca de tercer grado, la cabeza del martillo transmite más energía al cortafríos o el clavo cuando se aplica un movimiento de vaivén. Trata de balancear, pues, la herramienta. Y presta atención a estos puntos:

  1. Considera el martillo una extensión de tu brazo.
  2. El pivote o fulcro de la palanca debe ser tu codo, nunca la muñeca.
  3. El cotillo —parte plana de la cabeza del martillo— debe golpear en perpendicular el clavo o la herramienta de corte (en ángulo de 90º).
Usar bien martillo clavo
Sujeta el martillo desde la base del mango e intenta que la cabeza golpee el clavo en ángulo de 90º.

Consejos para clavar bien

Primero, ¿cómo elegir el largo de un clavo? He aquí la regla de oro:

Dos terceras partes de la longitud del clavo deben quedar incrustadas en la pieza de soporte.

Más claro: el clavo debe ser el triple de largo que el grosor del objeto clavado. Por ejemplo, escoge un clavo de 36 mm para clavar un rodapie de 12 mm.

Clavos y martillo de ebanista
El clavo debe ser tres veces más largo que el objeto clavado.

Segundo, ¿es importante la posición de los clavos en la madera? En ese caso usa una escuadra combinada a modo de gramil para trazar una línea. Usa lápiz o cuchillo de marcar para dibujarla.

Tercero, sujeta el clavo perpendicular a la superficie entre los dedos índice y pulgar. Ahora bien: abre antes un agujero guía con taladro y broca para madera en maderas duras y en los extremos de las tablas para prevenir que la madera se astille.

martillo de carpintero
Las caras de la cabeza del deben ser convexas para evitar marcar la madera.

Cuarto, el primer golpe es el más importante. Sin mover los dedos del clavo, golpea despacio, apenas lo justo para que se sostenga en la madera. ¡Ahora sí! Descarga un par de golpes certeros de martillo para introducir el clavo y dejarlo enrasado con la superficie.

Quinto, si quieres ocultar el clavo y rellenar el hueco con masilla, usa un botador para hundir ligeramente su cabeza. El diámetro del botador debe ser solo un poco más pequeño que el de la cabeza del clavo.

Para acabar, si los primeros golpes han ido mal, usa las uñas del martillo para enderezar el clavo. Eso sí, antes de apalancar pon un mártir de madera bajo la cabeza del martillo para proteger la superficie.

Uso correcto del martillo demoledorGafas de seguridadCómo usar con seguridad una sierra de sable eléctrica

Deja un comentario

uso correcto y seguro del martillo con pictograma de seguridad