señal de uso obligatorio de guantes de protección química

Guantes de protección contra productos químicos

La piel es una barrera. Pero ciertos químicos la pueden atravesar. Consiguen así entrar en el cuerpo. Según su peligrosidad, tales compuestos son nocivos (H312), tóxicos (H311) o incluso mortales (H310).

Siempre que la piel sea una vía de entrada y resulte imposible eliminar el riesgo, es decir, evitar el contacto, será forzoso el uso de guantes de protección contra productos químicos. En esta guía vemos cómo seleccionar dicho EPI.

La peligrosidad de las sustancias químicas y sus mezclas

El reglamento (CE) 1272/2008, también llamado Reglamento CLP, define la peligrosidad de los productos químicos. Esta norma trata la clasificación, el etiquetado y el envasado —sigla CLP por sus iniciales en inglés— de sustancias (aisladas) y mezclas químicas.

El CLP establece nuevos pictogramas de peligro que sustituyen a los cuadrados negros y naranjas usados por normas anteriores. En los nuevos pictogramas, el símbolo negro se conserva; el fondo es blanco; el borde, de color rojo y ancho, y el cuadrado no descansa sobre la base, sino en un vértice (Figura 1).

Pictogramas de peligrosidad de productos químicos CLP
Figura 1. Pictogramas de la peligrosidad de productos químicos en el Reglamento CLP.

Los riesgos por exposición a productos químicos

Aparte de las clases y categorías de peligro señaladas en la etiqueta del producto, influyen en el riesgo por exposición a sustancias químicas:

  • la cantidad de producto con que se entra en contacto, o magnitud de exposición
  • la concentración del producto
  • la forma de contacto (predeterminada o accidental)
  • la duración del contacto
  • las temperaturas (de la piel y del producto)
  • el grado de hidratación de la epidermis
  • el efecto sinérgico de ciertas mezclas (que se da cuando la acción combinada de varios químicos supera el efecto individual de cada uno)

Las indicaciones de peligro

El CLP define frases para describir la naturaleza y la gravedad del peligro de sustancias y mezclas químicas. Estas indicaciones de peligro se clasifican en tres grupos: peligros físicos, peligros para la salud humana y peligros para el medioambiente.

Las actuales frases H (de hazard, 'peligro' en inglés) sustituyen a las antiguas frases R (de riesgo). La tabla siguiente muestra aquellas frases H1 que representan riesgos por contacto con la piel:

frases de peligro productos químicos
Tabla 1. Frases H de peligro en contacto con la piel en sustancias químicas y mezclas.

La ficha de datos de seguridad (FDS)

Una segunda fuente de información para seleccionar un guante químico es la Ficha de Datos de Seguridad (FDS).

El responsable de suministrar la Ficha de Datos de Seguridad al usuario es el comercializador de sustancias y mezclas químicas peligrosas. Así como los datos de la etiqueta los regula el Reglamento CLS, el encargado de regular este documento es el Reglamento REACH2.

La FDS consiste en 16 secciones que describen los efectos y las propiedades de los productos químicos. Así, la 1.ª sección identifica el producto. La 2.ª y la 3.ª informan, respectivamente, de sus componentes y peligros. Las medidas de primeros auxilios se establecen en la 4.ª sección.

Pero la sección esencial a la hora de seleccionar guantes de protección contra productos químicos —u otros EPI— es la 8.ª. En ella se enumeran los controles de exposición y protección personal que se han de usar durante la manipulación del compuesto.

En el caso de guantes, y según la peligrosidad del químico, la sección octava de la Ficha de Datos de Seguridad detallará:

  1. el tipo de guante (material y espesor)
  2. el tiempo de paso (del que enseguida hablaremos)

Los guantes de protección contra productos químicos EN 374-1

La norma EN ISO 374-1:2016 regula los requisitos y ensayos aplicables a guantes químicos.

guantes de protección química

Concepto de tiempo de paso

En un mundo ideal, los guantes de protección contra productos químicos serían impermeables al cien por cien. En la práctica, todos los compuestos químicos atraviesan el material del guante antes o después. Se recurre al tiempo de paso para concretar su nivel de protección.

El tiempo de paso o NBT, sigla de la expresión inglesa Normalized Breakthrough Time, son los minutos transcurridos desde que el guante entra en contacto con el químico hasta que la sustancia logra pasar a través de su pared3.

Ensayo de permeación (EN 16523-1)

En el ensayo de permeación se le asigna al material un nivel de protección para un químico concreto según la norma EN 16523-14. Dicho nivel va del n.º 1 (menos resistencia) al n.º 6 (más resistencia):

Tiempo de paso (NBT) Nivel según EN 16523-1
> 10 minutos 1
> 30 minutos 2
> 60 minutos 3
> 120 minutos 4
> 240 minutos 5
> 480 minutos 6

El ensayo de permeación es molecular. Eso quiere decir que la sustancia química que traspasa, o permea, el material se mueve a través de este según un proceso físico-químico que consta de tres fases:

  1. absorción de la sustancia en la parte exterior del guante
  2. difusión del químico a través de este
  3. desorción (liberación) en forma de vapor en el interior del guante

La permeación (Figura 2) no altera el aspecto visual del guante; en consecuencia, el usuario no siempre la percibe. Resulta evidente, no obstante, cuando entre los efectos causados a la salud por el químico se encuentran la irritación o la corrosión de la piel.

Absorción, difusión y desorción en el ensayo de permeación
Figura 2. Absorción, difusión y desorción en el ensayo de permeación; tiempo de paso.

Ensayo de penetración (EN 374-2)

Al revés que el ensayo de permeación, el ensayo de penetración no es molecular.

Para analizar si un químico podría atravesar directamente el guante, se lleva a cabo el ensayo de penetración. Esta prueba se define en la norma EN 374-2. Consta de dos partes: la fuga de agua y la fuga de aire.

En el ensayo de fuga de agua se llena el guante y se vigila que no se formen gotas de líquido en la superficie externa. En el ensayo de fuga de aire el guante se infla, acto seguido se sumerge en agua y se controla que no aparezcan burbujas (durante media hora).

Ensayo de degradación o resistencia química del material (EN 374-4)

El contacto con el químico puede mermar las propiedades del guante. De ahí la necesidad de llevar a cabo un tercer ensayo que ponga a prueba la resistencia química del material con que está fabricado el EPI. Dicho test, regulado por la norma EN 374-4, es el ensayo de degradación.

En esta prueba se evalúa la resistencia a la perforación del guante tras ser degradado por la sustancia química. Si fuera imposible hacer este ensayo, se verifica que el peso del guante no haya variado tras la exposición.

Resistencia a riesgos mecánicos

La versión antigua de la norma para guantes químicos (EN 374:2003) exigía al fabricante probar la resistencia mecánica del material del guante e informar sobre ella. Tales ensayos coinciden con los que se llevan a cabo para evaluar los guantes de protección contra riesgos mecánicos: resistencia a abrasión, corte, rasgado y perforación.

Este requisito ayudaba a seleccionar el guante, ya que la protección del guante puede verse comprometida si durante el trabajo sufre deterioro por causas mecánicas. Sin embargo, la versión vigente no obliga a informar de este requisito.

La lista de productos químicos

En la sección 5.2 se dijo que el material del guante se ensayaba contra químicos concretos en el test de permeación Pues bien, la norma EN ISO 374-1 enumera la siguiente lista de 18 sustancias químicas. Los compuestos se identifican con una letra de la A a la T (Tabla 2).

Lista de productos químicos para el ensayo de permeación de guantes EN 374
Tabla 2. Lista de sustancias químicas. Norma EN 374-1.

Marcado de los tres tipos de guantes según su nivel de protección

En función de (1) el número de compuestos contra los cuales protege el guante5 y (2) su nivel de protección, la normativa reconoce tres clases de guante:

  • tipo A: resistencia (como mínimo de nivel 2) contra 6 productos químicos de la lista
  • tipo B: resistencia (como mínimo de nivel 2) contra 3 productos químicos de la lista
  • tipo C: resistencia (como mínimo de nivel 1) contra 1 producto químico de la lista

Debajo del pictograma (escudo con ondas y una probeta química) aparecerán las letras de las sustancias químicas ensayadas en los guantes de protección tipo A y tipo B:

marcado de guantes químicos según su nivel de protección
Figura 3. Marcado de guantes químicos EN ISO 374-1 según su nivel de protección.

Por otra parte, todos los guantes químicos son EPI de categoría III (es decir, son equipos que protegen temporalmente contra riesgos de muerte o daños irreversibles). Deben presentar por ello el marcado CE junto a la marca del organismo regulador (YYYY).

marcado adicional EPI de categoría III y consultar folleto informativo
Figura 4. Marcado adicional del guante: EPI de categoría III y pictograma de consulta del folleto informativo.

El pictograma de consultar el folleto informativo, por su parte, señala que dicho documento contiene información sobre prestaciones, cuidados e instrucciones de uso del EPI.

Ejemplo de marcado de un guante de protección tipo B
Figura 5. Ejemplo de marcado de un guante de protección química tipo B. Aunque debajo de la marca CE debería aparecer el número de identificación del organismo que participa en el procedimiento de conformidad con el tipo, está ausente. Este EPI ofrece protección mecánica (4121X), química (AJK) y contra agentes biológicos y microorganismos (EN 374-5).

El folleto informativo

La información que debe incluir el guante no siempre se entrega en papel, otras veces se imprime en la bolsa de plástico que protege el guante. Sin embargo, no deja de considerarse por ello un folleto informativo.

Con arreglo a la normativa vigente, este documento incluirá la siguiente información:

  • fabricante
  • tallas
  • instrucciones de uso
  • mantenimiento y cuidados
  • pictogramas de riesgo
  • sustancias ensayadas
  • nivel de prestaciones (resultados del ensayo de permeación)
  • advertencias y verificaciones previas sobre el uso de los guantes en el lugar de trabajo
  • acciones que puedan reducir el nivel inicial de prestaciones del guante
  • el texto para un solo uso si se trata de guantes desechables

Resumen y conclusiones

Los guantes químicos son EPI de categoría III, al revés que los guantes de protección mecánica (que son de cat. II). La razón de ello es que son equipos individuales que protegen al usuario de riesgos de muerte, así como de riesgos que pueden causar daños a su salud graves o irreversibles.

Tres tipos de normas regulan los guantes de protección química: la norma de requisitos generales EN 420; la de requisitos específicos EN ISO 374-1 y las normas de ensayo (EN ISO 374-2, EN 374-4 y EN 16523). Además, la versión antigua de la normativa consideraba los guantes contra microorganismos y agentes biológicos; sin embargo, en la vigente estos requisitos se han trasladado a la norma EN ISO 374-5).

Tres ensayos determinan el nivel de prestaciones del guante. El test de permeación evalúa la protección contra sustancias químicas en contacto continuo; el test de penetración, la resistencia al paso no molecular del químico; el ensayo de degradación, la resistencia del guante a ser perforado una vez afectado por la sustancia.

La norma vigente considera tres tipos de guantes según el nivel de protección: tipo A, tipo B y tipo C. Los guantes de tipo A, que protegen contra 6 productos químicos de una lista de 18 con un nivel igual o mayor que 2, ofrecen las máximas prestaciones. En el extremo opuesto, los guantes químicos tipo C protegen solo contra una sustancia (nivel ≥ 1).

Existe el riesgo de que el producto químico entre en contacto con la piel cuando se supera el tiempo de paso. Esta idea representa los minutos que necesita la sustancia, en condiciones de contacto directo, para atravesar el material del guante. No se debe confundir con el tiempo de uso.

Antes de usar el guante químico, es capital verificar que no tenga agujeros, grietas u otros defectos; después de su uso, se debe limpiar o descontaminar según las instrucciones del fabricante. Superada su vida útil, el guante químico se gestiona como residuo (por estar contaminado).

Referencias

Notas

1. El Reglamento CLP incluye frases H adicionales precedidas por las siglas EU. Se trata de indicaciones de peligros no contemplados en el Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Químicos (SGA). El SGA —GHS en inglés— es una regulación internacional de Naciones Unidas para facilitar el comercio de productos químicos y la protección de las personas y el medioambiente. El CLP es la adaptación en la Unión Europea de dicho estándar. De ahí el sentido de las siglas UE.

2. REACH es el acrónimo de Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias y Mezclas Químicas. Así se conoce el Reglamento (CE) n.º 1907/2006, destinado a mejorar la protección de la salud humana y el entorno. El Reglamento REACH entró en vigor el 1 de junio de 2007.

3. Para calcular el tiempo de paso normalizado, se detiene la medición cuanto la tasa de permeación alcanza 1 µg/cm² por minuto. En este momento, 0.01 g de sustancia química atraviesan un área equivalente de 1 m² cada 60 s.

4. Norma UNE-EN 16523-1:2015+A1:2018. Determinación de la resistencia de los materiales a la permeabilidad de los productos químicos. Parte 1: Permeabilidad por un producto químico liquido en condiciones de contacto continuo.

5. Las instrucciones de uso del fabricante indicará el nivel de prestaciones del guante contra otras sustancias químicas en el caso de que este haya sido ensayado contra compuestos no presentes en la lista.

Deja un comentario

señal de uso obligatorio de guantes de protección química