maza de madera de haya para formón, gubias y otras herramientas de carpintería

Maza de madera para carpintería

Herramienta esencial del oficio de carpintero, y de uso casi exclusivo en él, es la maza de madera. Es un útil más apropiado que el martillo de uña —u otro con cabeza de metal— para golpear gubias y formones. Además, sirve para ajustar la unión de dos piezas sin dañar la madera.

La maza de carpintero de madera

La forma de la maza de madera para carpintería es similar a la de una maceta de albañil. Pero un análisis somero demuestra que, en realidad, la cabeza de esta herramienta es muy distinta.

  • Maza de madera Ulmia 300 del n.º 1
    Maza de madera Ulmia 300 del n.º 1
  • Mazo de madera cilíndrico de ø 60 mm
    Mazo de madera cilíndrico de ø 60 mm
  • Maza de madera Silverline de 310 mm
    Maza de madera Silverline de 310 mm

Anatomía

La sección de la cabeza de la maza de carpintero suele ser rectangular. Pero si se mira de frente el utensilio y se sigue la dirección de las líneas de la cabeza hacia el mango, vemos que su forma es la de una cuña sin punta.

En efecto, las caras de la maza a menudo están en ángulo superior a 90º respecto a su base. Eso ayuda a golpear en perpendicular el extremo del formón, equilibradamente y sin vibraciones.

Maza de madera para carpintería
Maza de madera para carpintería con cabeza desmontable. Esta se sujeta al mango como la hoja de la azada.

En el centro de la cabeza, la maza de madera presenta un agujero ciego o pasante donde se aloja el mango. Para asegurar la unión, se puede, o bien emplear una cuña, o bien encolar las maderas. No obstante, la unión mango-cabeza de otras mazas es cónica (como la de una azada).

Material

La maza de carpintero se fabrica en madera de haya, olmo, fresno o nogal americano. La madera de palo santo o guayacán suele emplearse para fabricar mazas de tallar, una variante de la maza de madera de la que luego hablaremos.

Maza de madera y gubia
Mazas de madera de haya. Esta herramienta no daña los mangos de madera de gubias o formones en la medida que lo hace un martillo de acero.

Medidas y peso

La maza madera mide entre 20-35 cm de largo. La longitud de su cabeza es de 10-15 cm; la altura suele ser la mitad del largo; el grosor ronda los 5 cm.

El peso de la herramienta depende de la densidad de la madera y el tamaño de la cabeza. Este tipo de maza suele pesar unos 400-600 g.

Variantes

La madera del árbol autóctono del Caribe lignum vitae, o árbol de la vida, suele emplearse por su dureza para fabricar la maza de tallar, una herramienta de cabeza cilíndrica. Esta madera también se conoce como palo de hierro, palo santo o guayacán.

maza de tallar de madera de palo santo
Maza de tallar cilíndrica de madera de palo santo (lignum vitae).

A menudo, las mazas de tallar se elaboran en un torno para madera a partir de una sola pieza de madera. Por las propiedades del material y la forma de la cabeza, este útil de carpintería presenta un menor riesgo de astillamiento. Además del guayacán, existen mazos de tallar de madera de haya y de arce.

  • Maza de carpintero para talla Kirschen
    Maza de carpintero para talla Kirschen
  • Mazo de madera de haya Faithfull de 90 mm
    Mazo de madera de haya Faithfull de 90 mm

Ventajas de las mazas de madera

Entre las ventajas de esta herramienta cuyo origen se remonta hasta el Antiguo Egipto —civilización a la que también debemos el tiralíneas, la azada y el nivel de albañil— se pueden citar la ligereza y la dureza media de su cabeza.

La maza de madera es grande pero ligera y equilibrada. Ello facilita el ritmo de trabajo, por ejemplo, al vaciar una mortaja con formón para un ensamble de caja y espiga. Con un peso a menudo inferior a medio kilo, resulta posible trabajar durante horas con ella sin que el brazo se fatigue.

Por otra parte, la maza de madera no es tan dura como un martillo de hierro, ni tan blanda como un mazo de goma. Esta última (de goma blanca mejor que negra para no manchar las piezas) se usa en carpintería durante la fase de ensamble. Como aquella, la maza de carpintero permite golpear con poca fuerza tablas sin abollarlas, marcarlas ni arañarlas.

Además, este instrumento también se puede usar para introducir espigas o tubillones.

En qué fijarse al comprar una maza de madera

En primer lugar, los bordes de la cabeza de una maza de madera se redondean o se rebajan en chaflán para que no se astillen. Se trata de un detalle que prueba la calidad de la herramienta.

Maza de madera con bordes redondeados
Redondear o achaflanar las aristas de la cabeza de la maza reduce el riesgo de que esta se astille.

Considera, en segundo lugar, la especie de madera empleada para fabricar la maza. Fabricantes como Ulmia usan distintas maderas para la cabeza (haya roja vaporizada) y el mango (fresno).

Mazo de madera con cabeza de haya vaporizada y mango de fresno
Mazo de madera con cabeza de haya y mango de fresno. Unión mango-cabeza encolada con cuña de refuerzo.

En tercer lugar, fíjate en el mango y en la unión mango-cabeza. Un mango redondo o, mejor, ovalado facilita el agarre. La unión más solida es aquella que se encola y refuerza con cuñas.

En cuarto lugar, observa las caras de la cabeza. Como en el martillo, las caras algo convexas reducen el riesgo de marcar la madera.

Por último, considera el tamaño y el peso de la maza según la tarea. La maza n.º 1 pesa unos 400 g, mientras que la n.º 3 alcanza 1 kg. Además, ten presenta que las mazas de carpintero se pueden fabricar con arreglo al estándar DIN 7461.

Maza de madera Ulmia 300 del n.º 1
Maza de madera Ulmia 300 del n.º 1
  • Mango de madera de fresno
  • Cabeza de haya roja vaporizada
  • Encolada y acuñada
  • 400 g
  • Ficha técnica

Mantenimiento

Para acabar, un breve consejo sobre el mantenimiento de la maza de madera. Comprueba de cuando en vez que la cabeza no esté agrietada o astillada. Para reparar una cabeza dañada, pega las partes sueltas con cola blanca. Acto seguido, deja secar la zona y líjala si hace falta.

Deja un comentario

maza de madera de haya para formón, gubias y otras herramientas de carpintería

Carpintería y madera

Secciones

Últimos artículos