máquina regruesadora portátil de carpintero

Cepillos de regrueso portátiles para carpintería

El cepillo de regrueso es la máquina que iguala el espesor de dos tablas de madera. En el pasado los cepillos de regrueso eran poco asequibles; no muchos bolsillos se podían permitir comprar la herramienta. Hoy, sin embargo, se puede adquirir un cepillo de regrueso portátil sin invertir mucho dinero.

Representa una valiosa ayuda en todo proyecto de carpintería, pero ¿compensa comprar una cepilladora portátil? ¿Cuáles son los pros y los contras de una máquina regruesadora portátil?

Las ventajas del cepillo de regrueso para la carpintería

Ahorro de tiempo. La eficacia y la precisión en el cepillado de madera son las primeras y las más importantes ventajas del cepillo de grueso. En comparación con el cepillo eléctrico portátil o, mejor, con el cepillo manual de carpintero, la máquina reduce de manera considerable el tiempo invertido en cepillar e igualar tablas. Es más: se logra una mayor precisión.

Ahorro de tiempo II. Sí, el cepillo de regrueso ahorra más tiempo del que se podría pensar. Por ejemplo, a la hora de comprar madera, permite olvidarse de buscar de espesor parecido. En vez de eso, basta con adquirir piezas bastas e irregulares. La cepilladora portátil las regruesará luego a a la misma medida.

¿Y la canteadora? La función de una máquina canteadora es dejar a escuadra dos caras de una madera. Ahora bien, no es su cometido regruesar piezas. Al contrario, el cepillo de regrueso las iguala, pero no hace milagros: si la pieza está alabeada, el cepillo de grueso no elimina el defecto. De ahí que si tus maderas parecen la hélice de un avión, has de cantearlas antes.

Por suerte, muchas cepilladoras portátiles poseen canteadora en la parte superior. En suma, un cepillo combinado con canteadora te permite cantear, aplanar y regruesar madera. La gran ventaja de esta herramienta portátil, de hecho, es combinar tres operaciones de cepillado en una.

¿Por qué comprar un cepillo de regrueso?

Por su facilidad de uso y por su eficacia, una cepilladora portátil puede servir para ahorrar dinero y reciclar materiales. Piezas de madera olvidadas tendrán una segunda vida después de pasar por los rodillos y las cuchillas de la regruesadora. Tan solo hay que eliminar unos milímetros de la superficie para que recuperen su lustre.

Pero hay una segunda razón para comprar una cepilladora de banco portátil. Se trata, por supuesto, de la poder cerpillar maderas más anchas que los 82 mm de la hoja del cepillo eléctrico portátil. Una tabla más ancha ya no solo significa menos trabajo de juntas, el mueble resultante goza de más entidad y valor.

En definitiva, si te gusta la carpintería, antes o después querrás comprar un cepillo de regrueso. ¡Así que veamos algunas regruesadoras!

Los mejores cepillos de regrueso portátiles

Cepillo de regrueso Makita 2012NB

Makita 2012NB es una máquina cepilladora portátil de 12 pulgadas (304 mm) y 1650 W de potencia. Con solo 28.1 kg de peso, este cepillo de regrueso compacto ofrece las prestaciones de modelos más avanzados.

La regruesadora Makita 2021NB puede cepillar tablas y vigas de madera de hasta 155 mm de altura a una velocidad de 8.5 m/min. El rodillo gira a 8500 RPM y la profundidad máxima de corte por pasada es de 3 mm.

La altura de corte se regula por manivela. En una de las columnas, la regruesadora tiene una regla graduada que indica la altura de trabajo. En cuanto a la seguridad, su interruptor es tipo seta, como cabía esperar. Sobra decir que se ha de conectar a un sistema de aspiración para extraer las virutas.

Cepillo de regrueso Makita 2012NB
Cepillo de regrueso Makita 2012NB
  • Cepilladora compacta portátil de 28 kg con avance de 8.5 m/min
  • Ajuste de la altura de corte por manivela
  • Profundidad de corte de 3 mm
  • Ancho de cepillado de 304 mm
  • Altura máxima de 155 mm
  • 1650 W

Makita es una de las mejores marcas de herramientas eléctricas. Bien lo saben los profesionales de la cerrajería, la carpintería y la albañilería. La siguiente regruesadora en la lista es de otra marca bien considerada: la americana Dewalt.

Regruesadora portátil DeWALT DW733-QS

Como la ya vista Makita 2012NB, el cepillo de regrueso portátil Dewalt DW733 comparte el diseño de cuatro columnas. La potencia del motor, algo superior, es de 1800 W. De ahí que sus prestaciones también sean parecidas.

La regruesadora Dewalt DW733 admite tablas de hasta 317 mm (12 pulgadas) de ancho. La profundidad de cepillado máxima es de 2 mm. En cuanto a la altura máxima de cepillado, es muy similar a la del modelo anterior: 152 mm. También lo es su peso: 33.6 kg (algo más pesada que la del fabricante japonés). Presenta escala de regrueso y tiene una velocidad de alimentación de 8 m/min.

Regruesadora portátil Dewalt DW733
Regruesadora portátil Dewalt DW733
  • Profundidad máxima de cepillado de 2 mm
  • Admite tablas de hasta 317 mm de ancho y 152 mm de altura
  • Incluye llave Allen, adaptador para extracción de virutas y guía para cambiar las cuchillas
  • Velocidad de alimentación de hasta 8 m/min
  • 1800 W / 10000 RPM sin carga / 33.6 kg
  • Ficha técnica

Un cepillo de grueso más barato que los anteriores, regruesadora Ryobi de 1500 W

Las regruesadoras Dewalt y Makita soportan el uso intensivo, si, por el contrario, se busca una cepilladora para bricolaje, la Ryobi de 1500 W que estamos a punto de ver ofrece prestaciones similares a un precio más bajo.

El cepillo estacionario Ryobi admite tablas de hasta 318 mm (prof. de cepillado: 3 mm). El peso se sitúa en el medio de las regruesadoras anteriores: 30.5 kg. La potencia y velocidad de cepillado son similares, como también lo es la altura admisible, que en este caso es de 153 mm.

Cepillo estacionario Ryobi
Cepillo estacionario Ryobi
  • Cepilladora para tablas de hasta 318 mm de ancho y 153 mm de alto
  • Profundidad máxima de corte de 3 mm
  • Un fácil ajuste de altura para un corte más preciso

Aún más barato: cepilladora regruesadora Einhell TC SP 204

La regruesadora Einhell TC SP 204 no solo es más barata que las anteriores. También se trata de una máquina mixta; es decir, combina regruesadora y cepillo. Como es lógico, la calidad de esta máquina no es la de las anteriores, pero rinde bien en bricolaje.

La capacidad de esta planeadora regruesadora es de 120 mm en modo regrueso y de 204 mm como cepillo. Es algo menos potente que la Makita o la DeWALT (1500) y también más lenta (6 m/min.). Es fácil de transportar y ligera (27.2 kg), no obstante.

Pero ¿es esta cepilladora Einhell apropiada para instalarla en el garaje y fabricar con ella muebles de madera? Como otras herramientas de gama media, esta cepilladora a veces presenta el inconveniente de venir mal ajustada de fábrica. Eso quiere decir que si no tienes suerte, te pasarás media mañana ajustando las cuchillas para logar que la máquina deje un acabado fino en la madera.

Por lo demás, y sin olvidar que no es una regruesadora profesional, en mi opinión es una buena máquina para el uso doméstico. Por algún foro un usuario afirmaba haberla usado con éxito para regruesar encina (una especie de madera muy dura).

Cepilladora regruesadora fija Einhell TC SP 204
Cepilladora regruesadora fija Einhell TC SP 204
  • 1500 W, velocidad sin carga 9000 rpm, ancho de trabajo máximo 204 mm, pies antivibraciones
  • Anchura máxima de trabajo en modo cepillo de 120 mm
  • Profundidad máxima de alisamiento de 3 mm
  • Profundidad máxima de regruesado de 2 mm
  • Velocidad de alimentación de 8 m/min

¿Cómo funciona un cepillo regruesador?

Hay máquinas de carpintería, como la sierra de mesa, que consisten en poco más que un disco rotatorio; en otras, como el tupí, lo que gira es una fresa. Pues bien, el cepillo de regruesar es una herramienta mucho más compleja.

¿Cómo funciona una regruesadora de carpintero? Vamos a verlo.

Cepillo de carpintería
Figura 1. El cepillo de carpintería lo componen dos mesas situadas a distinta altura y un cabezal de corte.

La cepilladora simple usa como referencia la cara inferior de la madera; las cuchillas cepillan esta superficie. La cara opuesta para nada influye en el cepillado. La diferencia de altura entre la mesa de entrada (A) y la mesa de salida (B) da la profundidad de cepillado (ver fig. 1). Cuanto mayor sea esta, mayor espesor tiene la viruta arrancada.

Más claro: en la máquina de cepillar la profundidad de corte es constante. El grosor de la madera resultante corresponde a restar del grosor original el espesor del cepillado.

Por el contrario, aunque la máquina de regruesar corta la cara superior de la madera, usa además como referencia la inferior. Esto es, la tabla de madera se desliza por una especie de tunel en cuyo techo unas cuchillas cepillan, igualan y, en definitiva, regruesan la pieza. De tal suerte que la cara superior de la tabla ahora es paralela a la cara inferior.

Así, no es el espesor del cepillado el parámetro fijo de la regruesadora, sino el espesor de la tabla. ¡De ahí su nombre! Ahora bien, si maderas de distinto grosor quedan igualadas tras pasar por la máquina, eso quiere decir que la profundidad del cepillado es diferente. Y, en efecto, la máquina arranca más madera de las tablas más gruesas.

Para recapitular:

  • La cepilladora estándar trabaja la parte inferior de la madera. La profundidad de cepillado es constante. Dos piezas de distinto grosor aún son desiguales después del cepillado.
  • La regruesadora cepilla la cara superior de la madera. La distancia entre la cuchilla y la mesa, esto es, entre la cara superior y la cara inferior de la madera es fija; se ajusta con la manivela. La profundidad de cepillado es variable. Dos piezas de grosor parecido se igualan tras pasar por la regruesadora y quedan de idéntico espesor.

No sorprende, así pues, que por ser el cepillo de cantear más simple que la regruesadora sea más barato. Para que esta última desempeñe su actividad, requiere muchas partes mecánicas ausentes en la cepilladora clásica, a saber: rodillos de alimentación, de soporte, de entrada y de salida; muelles; rompevirutas, reductores mecánicos, etc.

En todo caso, para ver de modo cláro como obra su magia un cepillo de regrueso, nada mejor que explorar en detalle sus componentes internos.

Partes de un cepillo de regruesar madera

Sin considerar la bancada (estructura), las poleas, las cadenas o el motor de la máquina, estas son las principales partes que forman la regruesadora para carpintería:

Partes de un cepillo de regrueso
Figura 2. Partes de una cepilladora regruesadora de carpintería.

En la parte inferior de la máquina (fig. 2) encontramos una mesa plana (1) que suele ser de fundición. Incrustados en esta aparecen dos rodillos lisos (2) sobre los cuales se desliza el tablón de madera (3).

En la cara opuesta a la madera (es decir, la que se ha de cepillar), un rodillo de tracción (4) arrastra la pieza hacia el interior de la regruesadora. Este rodillo está dentado y marca la madera; sin embargo, esto no supone un obstáculo, puesto que la cara marcada es la que está a punto de ser cepillada.

El siguiente eje que atraviesa la madera es el del cabezal de corte (5), que puede ser de dos, de tres o de cuatro cuchillas. Las cuchillas de corte van embutidas en unas ranuras rebajadas en el cilindro. Si las cuchillas no sobresalen por igual; es decir, si están desequilibradas, la regruesadora dejará marcas de cepillado en la madera.

Una chapa situada entre el rodillo de tracción (4) y la cabeza cortante (5) rompe las virutas de madera y genera succión para llevar los restos hacia la toma del extractor, donde un aspirador absorberá la viruta. Esta pieza es el rompevirutas (6).

Por último, justo a la salida de la máquina, encontramos otro rodillo de tracción, pero esta vez liso (7), porque, ahora sí, la pieza ya está regruesada —¡y bien lisa!—. Por tanto, si este rodillo de tracción fuese estriado dañaría la madera.

Resumen y conclusión

Nada hay más agradable y satisfactorio que trabajar con un cepillo manual de carpintero. Pero cuando se trata de regruesar y cepillar grandes cantidades de madera, ni esta herramienta ni su alternativa eléctrica, esto es, el cepillo eléctrico portátil, resultan ser los instrumentos más apropiados.

En tales casos, la versión portátil de la maquinaria tradicional de carpintería: la pequeña regruesadora estacionaria portátil es una opción a tener muy en cuenta. Eficaz y preciso, el cepillo de regrueso permite llevar a cabo proyectos de carpintería más ambiciosos, reciclar maderas y trabajar con mayor eficiencia, en conclusión.

¿Qué cepilladora comprar para el taller? Dewalt y Makita ofrecen regruesadoras profesionales fiables, aunque costosas. Para bricolaje, la cepilladora de Ryobi es una buena opción; más barata aún es la Einhell mixta (cepilladora más regruesadora).

Deja un comentario

máquina regruesadora portátil de carpintero

Carpintería y madera

Secciones

Últimos artículos