destornillador tradicional de diseño histórico con mango de madera y varilla metálica

Historia del destornillador. El origen de la herramienta de girar tornillos

Pongamos que en uno de esos hipotéticos y ridículos supuestos en los que al verbo llevar le sigue la expresión a una isla desierta nos hacen devanarnos los sesos. Esta vez: herramientas de bricolaje. Tres, el número. ¿Cuáles elegimos?

Vale que no se naufraga todos los días. Coño, ¡que con suerte navegamos semanas sin que el barco zozobre! Pero el pesado insiste con lo de la isla desierta, como Procusto con su lecho. No hay salvavidas que valga. Nos vamos a pique. Toca responder.

Bien, ya hablaremos de las otras dos herramientas... Pero ¿un destornillador? Sí. Esa, indudablemente. ¡Conozcamos, pues, su historia!

El origen del destornillador

Sabemos que las primeras referencias de la herramienta que hoy nos ocupa aparecen en escritos medievales. Así, en francés tenemos el tournevis o 'giratornillos'. Y si acudimos a la lengua vernácula de Robert Bosch, en ella hallamos el utensilio Schraubenzieher, que significa 'apretador de tornillos'. En cualquier caso, el manuscrito más antiguo en que aparece este instrumento data de 1475-1490. Por tanto, el destornillador se inventó probablemente en el siglo XV.

Plano, plano. ¡Por supuesto que plano! El primer destornillador fue de pala plana. Bueno estaría que fuere de estrella, ¿no? De hecho, para poder comprar los destornilladores que hoy conocemos, tuvieron que transcurrir más de cuatro siglos; desde luego, el que la gente del momento llevaba en su caja de herramientas no era sino el destornillador común para tornillos de ranura recta.

Antiguo destornillador plano con mango de madera

Antes de ahondar en la historia del destornillador, conviene hacer un inciso. Llaves fijas y destornilladores, ambas importantes herramientas para lo de la tornillería, son útiles sumamente recientes.

Poco tienen que ver llave y destornillador con el hacha, y no digamos el martillo, ya que, datando ambos del Paleolítico, son ciertamente herramientas de la prehistoria. A propósito, según creen algunos historiadores, los cavernícolas fabricaron —con hueso— los primeros clavos de la historia. Vamos, el paleoclavo. ¿Los pondrían en cajitas de cartón?

Los primeros tornillos de ranura plana

De vuelta al Medievo, aparte de torturar pulgares, ¿para qué usaban en esa época los tornillos? Para fabricar los primeros tornos, por ejemplo. También prestaron servicio asegurando ciertas partes de las armaduras. O, sin ir más lejos, sirvieron para fijar la llave de mecha del primigenio arcabuz, una antigua arma de fuego.

¿Acaso no es el destornillador un arma blanca? ¿Se usaría como tal durante la Baja Edad Media? Aunque esto es algo que se desconoce, parece poco probable.

Pero volvamos a las armas de fuego. La industria armera desarrolló la llave de rueda para sustituir a la de mecha; esta tecnología posibilitó encender automáticamente la pólvora. ¿Cómo? El chispazo proviene del rozamiento de una rueda de acero contra un trozo de pirita. Así es como se encendía la pólvora de la cazoleta.

Sin embargo, este sulfuroso mineral debía ser sustituido con frecuencia. Y la mandíbula que sujetaba dicha pirita se aseguraba... ¡con tornillos! Chispas y tornillos se reunirían de nuevo 400 años más tarde... En cualquier caso, este hecho llevó a un refinamiento del destornillador, si bien la cabeza del tornillo, que no tirafondo, continuaba siendo plana.

Mister Phillips inventa el destornillador de estrella

No es ningún secreto que para extraer un tornillo plano, es preciso centrar la pala del destornillador en la ranura. ¿Y si el rebaje de la cabeza del tornillo se tallase a mayor profundidad en la parte central? ¿Y si una segunda hendidura cruzase el canal? ¡Ah! ¡Pues la cosa cambiaría!

En 1936, el empresario americano Henry F. Phillips inventó el destornillador de estrella y, también, el tornillo de acanaladuras cruzadas que lleva su nombre. El destornillador de estrella Phillips no solo se centra automáticamente en el tornillo, también transmite un mayor par de apriete.

De hecho, una de las ventajas de este tornillo es que era compatible con el destornillador automático empleado en la cadena de producción. Nuestro destornillador de mano se ha hecho adulto.

Detalle de la cabeza de estrella Phillips de ranuras en cruz de un destornillador manual
En 1936 Henry Phillips inventa el destornillador de ranuras en cruz: la punta de estrella. La cabeza Phillips se confunde a veces con la punta de estrella Pozidriv, que presenta distinta forma.

El destornillador eléctrico

En cuanto al actual taladro atornillador con batería, que, gracias a su embrague mecánico, hoy usamos para atornillar, no es más que una versión sin cable del destornillador eléctrico primigenio que Black & Decker inventó en 1923. Desde su gatillo se ajusta la velocidad de giro del portaherramientas, regulando la electricidad que llega hasta al motor; o mecánicamente en algunos modelos, mediante los engranajes de la caja de velocidades.

Sabemos cómo usar bien un destornillador porque, en resumidas cuentas, el giratornillos lleva cinco siglos con nosotros. Ahora también sabemos un poco más sobre esta herramienta: su historia y la evolución a lo largo de su vida.

A todo esto, ¿llave inglesa, alicates, martillo? ¡Es tu turno! ¿Qué otras herramientas acompañan al destornillador al hundimiento? ¿Por qué? Espero con ansias tu respuesta.

Destornillador, llave fija y martillo

Deja un comentario

destornillador tradicional de diseño histórico con mango de madera y varilla metálica