minitornillo de banco o entanalla de mano

Entanalla de mano o minitornillo de banco

Una entanalla de mano es una herramienta estrecha y larga formada por dos bocas de acero que pivotan sobre un eje situado en la base. La entanalla nos recuerda al tornillo de banco y a la mordaza de presión, pero es muy distinta de ambas herramientas. De esta se diferencia por su sistema de cierre; de aquella, por ser portátil.

En efecto, la entanalla no se ancla al banco de trabajo; no en vano, también se conoce como tornillo de mano. A diferencia de la llave de presión, la pieza que se ha de sujetar —pues tal es la función de la entalla— no se inmoviliza con la ayuda de una palanca, sino directamente con una tuerca de mariposa.

entanalla de mano

Caracterísicas de la entanalla de mano

En el extremo opuesto al del pivote, las dos partes de la entanalla van perforadas y unidas por un tornillo alrededor del cual se ubica un muelle. Desde el interior del instrumento el resorte separa las mandíbulas de la entanalla al expandirse; desde el exterior, se gira y se aprieta la palomilla para lograr lo opuesto.

Pero la fuerza que se hace con una tuerca de mariposa es limitada. De ahí que ciertos tornillos de mano sustituyan la palomilla por una llave o manivela (que permite aplicar más presión en las mandíbulas), como este que nos sirve de ejemplo (Figura 1) para explicar cómo se identifica una entanalla de mano según sus medidas.

Entanalla o tornillo de mano
Figura 1. Identificación de la entanalla o tornillo de mano según sus medidas.

Tres son las medidas más relevantes de un tornillo de mano: la longitud de la herramienta (3), el ancho de las mandíbulas (2) y la abertura de las bocas (3). Existen entanallas de 100 a 200 mm de largo y con bocas de 40-65 mm de ancho. La abertura oscila entre 18 mm y 45 mm según el modelo.

Para qué sirve un tornillo de mano

El tornillo de mano sirve, como el de banco, para sujetar piezas. En concreto, la entanalla sujeta piezas muy pequeñas que han de ser desbastadas, lijadas, taladradas... Suelen usarse por ello en joyerías.

De hecho, existen entanallas especiales para joyeros y relojeros. Marcas como Augusta fabrican estas herramientas que suelen tener mangos de madera y mandíbulas de acero, unas veces estriadas y otras recubiertas en cuero, para evitar dañar la joya. Hay mordazas específicas para perlas, anillos, piezas irregulares, etc.

¿En qué fijarse al comprar un minitornillo de banco?

Se puede comprar un minitornillo de banco por muy poco dinero, este de Draper es un ejemplo; será tan mediocre, no obstante, que difícilmente desempeñará su función. Hay que huir siempre de herramientas de hierro fundido. Si se busca calidad, se han de comprar entanallas fabricadas en acero forjado o incluso en acero para herramientas.

Es también vital fijarse en el tornillo del instrumento. La rosca del husillo debe ser trapezoidal o cuadrada para poder cerrar las bocas con rapidez. En cuanto al resorte que separa las mandíbulas, las entanallas profesionales cuentan, en lugar del clásico muelle, con un resorte imperdible de chapa.

En suma, aparte de considerar la abertura, el ancho de las mordazas y la longitud de la entanalla de mano, se ha de valorar la calidad del acero (por ejemplo, en aleación cromo-vanadio) y la del muelle. Kukko / Turner fabrica entanallas de alta calidad para mecánica y joyería.

Entanalla de mano Turnus
Entanalla de mano Turnus
  • Minitornillo de banco de 120 mm
  • Ancho boca 13 mm
  • Apertura 20 mm

Deja un comentario

minitornillo de banco o entanalla de mano