caja de herramientas metálica de la Segunda Guerra Mundial de color verde caza

¿Existe la caja de herramientas perfecta?

La caja de herramientas perfecta sería aquella (1) en cuyo interior caben todas tus herramientas; (2) pesa poco y (3) no te hace revolver para encontrar el útil buscado (porque como en el maletín completo cada herramienta tiene su lugar).

Pero no hay que remover Roma con Santiago para caer en la cuenta de que la caja de herramientas perfecta no existe. No, cuando menos, una caja perfecta universal.

Caja de herramientas de la Segunda Guerra Mundial
Caja de herramientas de la Segunda Guerra Mundial en los jardines amurallados de Easton Lodge, Essex, Inglaterra.
Foto de Acabashi (Wikipedia). Licencia: CC BY-SA 4.0

¿Por qué no existe una caja de herramientas perfecta?

Para ahondar en la definición dada en la introducción, he aquí las variables que hacen perfecta a una caja de herramientas:

  • Tamaño: cuanto más grande la caja, más herramientas caben en ella. Pero esta propiedad está reñida con la siguiente.
  • Peso: depende del tamaño de la caja, pero el material en que está fabricada influye.
  • Material: de él depende el peso de la caja pero también la resistencia de esta y la protección de las herramientas.
  • Diseño: cajas de herramientas como la cantiléver —donde todo queda a la vista— son superiores a diseños como el de bandeja extraíble, que obliga a remover herramientas para alcanzar las del fondo.

Los fabricantes de cajas de herramientas buscan equilibrar la balanza. Pero ellos mejor que nadie saben que tal cosa es imposible. La caja grande siempre será más pesada y difícil de transportar que la caja de herramientas pequeña.

Lo del peso trajó al mercado cajas de herramientas con ruedas. ¿Pero son la solución? ¿O quizás solo añaden más hierro al asunto?

Hablando de hierro, todo el mundo sabe que las cajas de herramientas de chapa son las más robustas. Pero nadie ignora que son también las más pesadas. El precio a pagar por la excelente protección de la herramientas, de nuevo, juega con la gravedad en contra.

Por tanto, una caja de herramientas puede ser muy buena. Pero la perfecta solo podrá existir a título individual. La perfecta caja herramental para unos será ciertamente nefasta para otros.

En busca de la mejor caja de herramientas. ¿Maleta, caja, mochila, bolsa, torre o arcón?

Otro argumento en contra de la caja de herramientas perfecta es la forma. Cuando el diseño de algo es perfecto; es decir, cuando no tiene defectos, la industria no encuentra motivos para modificarlo.

Un taladro, por ejemplo, podrá tener percutor o no tenerlo, podrá alimentarse por cable o por batería, pero tendrá invariablemente forma de pistola. Esa anatomía presenta menos defectos que la forma recta, solo usada en atornilladores poco potentes.

Las herramientas, en cambio, se guardan en cajas, pero también en mochilas, bolsas y torres de cajones. Eso por no hablar de la maleta o el arcón con ruedas y asa telescópica. Es más, existen incluso cajas de herramientas específicas para furgonetas y camionetas pick-up.

Bolsa ligera flexible con herramientas de fontanería, cortatubos y llave grifa
La caja de herramientas perfecta para un fontanero puede ser una bolsa. Al lado, llave grifa, cortatubos y protectores auditivos.

Así, para un técnico que repare electrodomésticos, la forma perfecta de llevar sus herramientas de mano puede ser una mochila fuerte con compartimentos y bolsillos. En cambio, el instalador que requiera transportar máquinas eléctricas optará por un carro con ruedas. ¿Y el mecánico? El taller móvil de cajones podría ser su favorita.

Para concluir, comoquiera que debatir sobre herramientas viene a ser como destapar la caja de Pandora o discutir acerca de si flota el acero en el agua, ¿qué opinas tú del asunto? ¿Cómo es tu caja de herramientas?

Deja un comentario

caja de herramientas metálica de la Segunda Guerra Mundial de color verde caza